Revelan que “Obamacare” sí ayudará a mayoría en EEUU

Análisis de FamiliesUSA asegura que más estadounidenses recibirán opciones para un seguro médico dentro de la reforma de salud

Washington – La mayoría de los estadounidenses reúne los requisitos salariales para recibir ayuda del Gobierno para el pago de sus planes médicos dentro de la reforma de salud, lo que desinfla las críticas de los detractores de la ley, según un análisis divulgado este jueves por el grupo FamiliesUSA.

El documento indica que el 71% de los estadounidenses que compran seguros por cuenta propia, o poco más de 10.8 millones, percibe ingresos anuales de un 400% por debajo del umbral de la pobreza establecido por el Gobierno federal.

En la actualidad, la línea de la pobreza es de $46,000 para un individuo, y de $94,200 para una familia de cuatro personas. Ese nivel salarial les permite costearse un plan médico con subsidios, o con ayudas de “Medicaid” si viven en estados que han ampliado ese programa federal para gente pobre.

Según un desglosado del informe, el porcentaje de personas que podría recibir subsidios es del 68% en California y Connecticut, del 74% en Nueva York, del 67% en Nueva Jersey, y del 66% en Florida e Illinois. Buena parte de los demás estados tiene porcentajes superiores al 70%.

Solo el 29% de los que optan por un plan médico privado individual -apenas el 0.6% de la población menor de 65 años- tendría que comprar otro seguro pero sin la ayuda financiera del Gobierno. Cerca de 1.5 millones de personas menores de 65 años afrontarían esa posibilidad, precisó el documento.

En medio de presiones políticas, el presidente Barack Obama anunció la semana pasada que suspendería por un año la cancelación de los seguros deficientes.

Para el director ejecutivo de FamiliesUSA, Ron Pollack, es necesario “mantener la perspectiva” en esta polémica, porque las cancelaciones afectan solo una ínfima parte de la población, mientras que “decenas de millones” se beneficiarán de la reforma.

FamiliesUSA, un grupo nacional que investiga asuntos de salud de los consumidores, divulgó el análisis en medio de un agrio debate político sobre el alcance y contenido de la reforma sanitaria del 2010.

La mayoría de los republicanos insiste en anularla, argumentando que ésta encarecerá los planes médicos. De hecho, ése es uno de los puntos incluidos en un documento interno de los republicanos de la Cámara de Representantes para combatir “Obamacare” en los próximos meses.

La controversia sobre la cancelación de pólizas se centra en parte de los 15.2 millones de personas que tienen un plan a través de los mercados de seguros privados, un sector altamente “volátil” y en el que solo el 35.5% conserva su seguro durante más de un año, dijo el informe.

Con la idea de mejorar la calidad de la cobertura médica, la ley exige cancelar seguros que no reúnan los requisitos de la reforma, y reemplazarlos con aquellos que cubran diez servicios básicos, incluyendo recetas médicas, tratamiento en hospitales, y servicios de salud mental.