Policías y alguaciles suben al ring en Los Ángeles

Agentes del LAPD y del Sheriff se enfrentan en peleas de boxeo benéficas en "Fight for Life"

Todos los días Sergio Trejo y Brendi Pérez suelen patrullar las calles de Los Ángeles para combatir el crimen. Uno es alguacil del Sheriff y el otro agente del LAPD. Pero la noche de ayer estos dos policías no se subieron a la patrulla, sino a un ring para agarrarse a trompadas.

Era la función anual de boxeo “Fight for Life” que organiza el Centro Médico City of Hope en el que diez agentes del Sheriff y diez del LAPD se dan con todo para recabar fondos en la lucha contra el cáncer que realiza esa institución médica.

Trejo y Ponce fueron los protagonistas de la primer pelea de la noche, pero antes de subir al ring comentaron que duele más ver la enfermedad en esos niños que visitaron el día anterior en City of Hope que recibir un nocáut arriba del cuadrilatero.

“Esta pelea es por los niños que a diario pelean contra esa enfermedad, para ayudar a la investigación contra el cáncer, lo hago por mi familia y por el Departamento”, comentó Trejo,quien tiene dos años como agente del Sheriff.

El agente de 26 años de edad, empezó a practicar el boxeo hace apenas cuatro meses, cuando decidió participar en el evento que se llevó a cabo anoche en el Salón de Fiestas Quiet Cannon de Montebello.

Su contrincante, Ponce, tiene más experiencia por sus 35 años de edad, dos de boxeador y once como uniformado del LAPD.

“Yo he tenido familiares que han perdido la vida por el cáncer y creo que unos moretes valen la pena para la lucha contra esa enfermedad”, mencionó. “Por eso estamos aquí, para apoyar a la investigación, y bueno, yo también lo hago por deporte y porque es divertido”.

A pesar de su inexperiencia sobre el cuadrilátero, el de pantaloncillos verdes que representaba al Sheriff aguantó los tres rounds reglamentarios y aunque perdió la pelea por decisión unánime se llevó una buena andanada de aplausos de sus compañeros de uniforme.

De esa forma Ponce le dio a los de uniforme azul la primera victoria de la noche, mientras que debajo del ring, en primera fila, el sheriff Lee Baca y el jefe del LAPD, Charlie Beck, intercambiaban palabras a la espera de nueve peleas más.

Nancy Lewis, directora de desarrollo de City of Hope, indicó que durante los 20 años que se ha llevado a cabo este evento boxístico, han logrado recabar más de 1 millón de dólares que se destinan al programa de investigación sobre el cáncer. En la función del año pasado fueron alrededor de 63 mil dólares los conseguidos.

En 1994, cuando alguaciles del Sheriff atendieron una llamada de emergencia en el Este de Los Ángeles, descubrieron a un niño que a pesar de haber sido diagnosticado con esa enfermedad y vivía en condiciones de pobreza, el chico demostraba una valentía única.

De ahí nació la idea de enfrentar a las dos corporaciones en funciones de box para recabar fondos a través de la venta de boletos, mercadería del hospital, comida y comida.

City of Hope es una institución médica fundada en 1913, hace ya un siglo, que inició como centro para la atención de la tuberculosis y posteriormente estableció un programa de investigación y tratamiento del cáncer.

En la década de 1950 el laboratorio de City of Hope descubrió los codigos de la proteína para la diabetes con los cual se pudieron desarrollar las pruebas de detección de esa enfermedad y a finales de los 70 produjo la insulina humana sintética para el tratamiento de la misma diabetes.