Arzobispo de Los Ángeles ayunará por reforma migratoria

Activistas, sindicalistas y comerciantes acompañarán al religioso en la jornada de 24 horas

Los Ángeles – El arzobispo de Los Ángeles Monseñor José Gómez anunció hoy su participación en un ayuno de 24 horas en solidaridad con los esfuerzos nacionales que presionan al Congreso para que apruebe una reforma migratoria antes de que finalice el año.

En el “Ayuno por las familias” anunciado por el religioso mexicano también participarán la líder sindical María Elena Durazo, el supervisor del condado, Mark Ridley Thomas; el presidente de la Cámara de Comercio de Los Ángeles, Alan Rothenberg y otros líderes religiosos, comunitarios y de negocios.

“Nos reunimos con nuestras familias y seres queridos alrededor de la mesa el Día de Acción de Gracias para agradecer por las numerosas bendiciones que hemos recibido”, expresó el arzobispo en una conferencia de prensa realizada en la catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles.

Agregó que “tristemente, muchas de nuestras familias en nuestras comunidades inmigrantes no pueden estar juntas en este día de gracias por el impacto de nuestro sistema de inmigración que no funciona”.

En el anuncio se invitó a toda la comunidad a unirse al ayuno para presionar a los legisladores para que aprueben una reforma a la ley de inmigración que ofrezca una vía a la ciudadanía a los indocumentados residentes en el país.

Durazo, secretaria-tesorera de la Federación del Trabajo del Condado de Los Ángeles (AFL-CIO), afirmó que “es una indignación moral que los líderes del Congreso cenen en público mientras millones de familias trabajadoras viven con miedo y están siendo separadas“.

Gómez, quien es el presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), ha mantenido una clara y activa posición a favor de que se les ofrezca a los inmigrantes indocumentados una posibilidad de legalización, de acuerdo con las enseñanzas de la doctrina social de la Iglesia.

Estamos ayunando y rezando para que el Espíritu Santo pueda mover los corazones de nuestros líderes del Congreso para aprobar una legislación muy necesaria que mantenga nuestras familias unidas y le dé a nuestra comunidad inmigrante un regalo de esperanza en estas festividades”, señaló Monseñor Gómez.