El ‘dreamer’ que interrumpió a Obama defiende su acción

Ju Hong se sintió indignado cuando el presidente habló del Día de Acción de Gracias y de pasarlo en familia, mientras siguen las deportaciones
El ‘dreamer’ que interrumpió a Obama defiende su acción
El surcoreano Ju Hong, un inmigrante indocumentado, increpó a Obama mientras hablaba sobre inmigración. Foto EFE

El joven que interrumpió el discurso del presidente Barack Obama el lunes 25 en San Francisco para pedirle que use su autoridad ejecutiva y ayude a millones de indocumentados, cuenta que no tenía planeada esa intervención: “sólo me cansé de escuchar de nuevo el mismo discurso de siempre, sin soluciones concretas, especialmente cuando habló del Día de Acción de Gracias y de pasarlo en familia”.

En una entrevista desde San Francisco, Hong contó que cuando decidió hablar “estaba temblando”.

“Ni siquiera esperaba sentarme detrás de él, pero fui invitado por la Casa Blanca”, dijo Hong, quien en el 2009 comenzó a involucrarse en el activismo de los “Dreamers” luego de enterarse, durante su último año de secundaria y llenando solicitudes para la universidad, que él mismo no tenía un número de Seguro Social. “Sin embargo, quedé muy decepcionado con su respuesta. Me trató como un niño, ignoró mis preguntas y mintió, porque la realidad es que él tiene el poder de hacer muchas cosas, simplemente no tiene la voluntad política”.

Hong aseguró que “el presidente Obama no puede decir que es el campeón de la comunidad inmigrante mientras deporta a más de 1,000 personas por día, separando familias”.

La reacción a sus acciones, que tuvieron lugar durante el discurso del Presidente en un centro comunitario de la comunidad asiática en San Francisco, ha sido “abrumadora”, dijo el joven, quien estudia administración pública en la Universidad Estatal de San Francisco y el año pasado se graduó de Ciencias Políticas en la Universidad de Berkeley.

Su correo electrónico, su página de Facebook y su teléfono acumulan cientos de mensajes de otros jóvenes que agradecen que haya hablado y haya puesto atención en el continuo problema de las deportaciones y las separaciones familiares. También hay quienes lo acusan de haber sido “irrespetuoso y grosero” por interpelar al presidente y no callarse.

“Creo que lo único que nos queda es presionar a Obama para que haga lo correcto, al mismo tiempo que hacemos lo mismo con el Congreso para que aprueben la reforma migratoria”, dijo Hong. “Las dos cosas son necesarias”.

Agregó que cerca de 2 millones de los 11 millones de indocumentados son asiáticos. “Este no es un tema latino solamente, este es un tema global”.