LA VÍBORA

LA VÍBORA
Lucero
Foto: Agencia Reforma

Que humilde y sencilla resultó Lucero. Aunque lució un elegante vestido de diseñador y joyas (prestadas) con valor de cinco millones de dólares, aseguró que ella, ni de broma, se da esos lujos. Que nunca le ha gustado comprarse vestidos tan costosos, porque luego terminan arrumbados y mucho menos aretitos y anillitos de diamantes de tanta lana, pero que si llegaran a regalárselos seguro que no se los dejaría. Lucero dijo que los donaría al Teletón, ¿Será verdad tanta humildad? Pues ahora su novio millonario, Michel Kuri, tendrá que ser muy creativo con los regalos, porque sus millones de nada le servirán para seguirla conquistando, así que es probable que nunca veamos en sus dedos un anillo de piedras y, mucho menos, uno que indique compromiso, porque Lucero dejó bien en claro que no se volverá a casar.

La que tampoco quiere saber nada de bodas, y eso que ni siquiera llegó al altar, es la actriz Ana Brenda Contreras que, a cinco días de realizarse su anunciada boda con el torero Alenadro Amaya , se echó a correr y todo se canceló. Supuestamente, el motivo de tal reacción de la protagonista de Corazón indomable, fue porque su futuro esposo le fue infiel y, lo peor, lo encontró en la cama con la fulana. Claro, ahora dicen que eso no es verdad, que son rumores sin fundamento, que son otros los motivos y lalalalá. Si esa es la razón —que casi casi a buen seguro lo serᗠAna Brenda no debería mentir. Por el contrario, debería salir con la mente muy en alto y dar la cara a los medios con el mismo orgullo con el que salió a decir los planes de su boda. Eso es un ejemplo de dignidad. Una vez más: cuando el río suena, agua lleva. ¿Recuerden a Lucero? ¿Cuántas veces negó que no se divorciaba de Manuelito (Mijares)? ¿Cuántas veces negó que no andaba con Kuri?… Yo no sé qué afán de no decir la verdad,.¡Total!, de cualquier modo nos vamos a enterar.

¿Y qué onda con los racistas? No sé de qué origen sean los que han escrito tanta tontería en las redes sociales criticando la participación de Pitbull como conductor de los American Music Awards, que dizque por ser mexicano. En primer lugar Armando Pérez —el nombre real de Pitbull— no es mexicano, ni mexicoamericano: es cubanoamericano, nacido en Miami. Pero independientemente de su nacionalidad, ¿cuál es el problema? En esa celebración muchos de los que estaban ahí no son americanos, ni siquiera radicados en este país. ¡Ah ya sé!: tanta es la ignorancia de algunas personas que creen que, porque los de integrantes de One Direction no hablan ni pizca de español, son estadounidenses, ¿verdad? Quizá ni siquiera se han dado cuenta que es una banda londinense… Pero, ¿sabrán que existe Londres? No sé que es peor, la ignorancia o la intolerancia…