Madres latinas ahuyentan a pandilleros en Los Ángeles

Las madres de sur centro de Los Ángeles rescatan un parque infantil con unión comunitaria
Madres latinas ahuyentan a pandilleros en Los Ángeles
Gisela Gutiérrez, Alejandra Altamirano y Blanca Márquez (de izq. a der.) son algunas de las madres que forman parte de este proyecto de recuperación del espacio público.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Madres latinas involucradas con su comunidad fueron quienes recuperaron el parque Trinity, en sur centro de LA.

“Estábamos muy preocupados por la seguridad, las balaceras, los pandilleros”, explica Blanca Márquez, una de las participantes en un proyecto comunitario de recuperación de espacios públicos.

“Los pandilleros no solo peleaban sino que se ponían a fumar (drogas) y daban un mal ejemplo a los niños. Y estaba tan sucio el parque que había hasta excrementos y jeringas tiradas por todos lados”, cuenta.

Situado en una área mayormente poblada por latinos, con una alta concentración de niños menores de 18 años y a pocas cuadras del distrito industrial de fábricas de ropa, el parque Trimity fue desde 1965 el territorio de por lo menos cinco pandillas, que no solo se mataban entre ellos, sino que abatían a víctimas inocentes con sus balas perdidas. Anthony Ramírez, un niño de ocho años fue una de esas víctimas. Murió en abril de 2012, alcanzado por una bala detonada durante una confrontación entre pandillas.

“Lo que hace único este proyecto es que las madres son las expertas”, explica Wendy Ramallo, ex directora de la iniciativa Best Star Metro Los Ángeles, creadora de este modelo.

Ellas fueron invitadas a elaborar un plan de evaluación de la seguridad y ellas mismas fueron quienes propusieron los programas para los niños.

Estaban nerviosas, pero pudo más la necesidad y urgencia de rescatar el parque.

Ramallo, quien escribió la propuesta en busca de financiamiento para el parque Trinity, dice que lograron un subsidio de Best Start Metro Los Angeles en 2012 y el respaldo del Departamento de Recreación y Parques, la Ciudad, el Condado y organizaciones no lucrativas como Jubilee Consortium.

“Se sentaron con la Policía de Los Ángeles, personal del Departamento de Recreación y Parques, y organizaciones no lucrativas para platicar sobre los riesgos que estaban viviendo”, detalló Ramallo.

A estas mujeres, más tarde se les bautizaría como Madres Trinity para la Acción.

“Este modelo es un buen negocio para la ciudad y la Policía. Involucrar a las familias en la planeación para hacer los parques seguros es lo moralmente correcto de hacer”, observó Ramallo, cuya esperanza es que este proyecto sea copiado por otros parques de barrios con problemas.

Libia Mazas, una madre que participa en el proyecto y lleva 20 años viviendo a unos pasos del parque, confiesa que al principio dudó de que el proyecto se fuera a hacer realidad. Pero el esfuerzo dio fruto y empezaron a ver resultados.

Hoy en día, las familias han perdido el temor de llevar a sus hijos a jugar a este espacio y comienzan a inundar el lugar.

“Ahora tenemos muchas actividades. Mi niña está tomando clases de ballet y a algunas mamás nos certificaron como instructoras de aerobics“, dice Márquez.

El concejal Curren Price en cuyo distrito se ubica el parque Trinity dice que ha sido increíble trabajar con un grupo de mujeres que luchan por sus familias, y lo mejor para la comunidad. “Es emocionante ver a los niños en los nuevos juegos que fueron instalados este verano, y participar por las tardes o fines de semanas en el fútbol, ballet y otras clases que se ofrecen como resultado directo de la gestoría de las madres”.

“Estoy feliz de anunciar que a principios de 2014, instalaremos cámaras de seguridad lo que ayudará a la policía a un patrullaje mayor, y a identificar la actividad criminal más rápido”.

Agregó que también trabajará en un proyecto para crear un mural. “Mi esperanza es que cimiente una nueva imagen y una fe renovada en los miembros de la comunidad de que puede ser más segura”, observa.