“No vengan a México”: sugiere académico a centroamericanos

La advertencia incluye un mapa con las ciudades más peligrosas para viajeros que cruzan México de sur a norte

MÉXICO.— “Si no es absolutamente necesario no te vayas de casa”. Así de claro y más aún, el doctor Javier Urbano, director del Programa de Asuntos Migratorio (Promi) de la Universidad Iberoamericana, advirtió a los inmigrantes indocumentados que piensan llegar a Estados Unidos vía México.

“Tenemos que decir con toda crudeza: los riesgos son muy altos, vas a sufrir”.

A Urbano se le hace un nudo en la garganta: durante casi dos décadas de estudiar al fenómeno nunca había visto un escenario tan antiinmigrante, hay discriminación, miles de desaparecidos en el camino, empujados por el tren, mutilados, torturas… ¡Sólo el 25 por ciento logra llegar a EEUU!

Hasta ahora nadie lo ha dicho, pero este hombre que encabeza cinco grupos de estudiantes voluntarios de la universidad privada más comprometida en la protección de inmigrantes en México, cree que es momento, por responsabilidad moral, decir a los sin papeles: “No vengas a México, tu vida vale más que cualquier viaje”.

Urbano suelta la petición mientras abre en su computadora el primer Mapa Interactivo de la Movilidad Migratoria que se entregará pronto a los 62 albergues del país para que lo muestren a los viajeros que cruzan los más de ocho mil kilómetros de sur a norte e inhibir los riesgos. Si de todos modos deciden partir de sus países porque no tienen con qué darle de comer a sus hijos, entonces podrán saber, con anticipación, los riesgos a los cuales se enfrentarán.

El documento con formato electrónico se abre en la pantalla de la computadora. Ahí se puede ver un mapa de la república mexicana salpicado con puntos rojos que indican las regiones más sórdidas.

Son ciudades como Tecate y Tijuana, donde son extorsionados; en los Choapas, Agua Dulce, Medias Aguas, Jesús Carranza y Loma Bonita (Veracruz), asesinados; en Salto del Agua, Pichualco, Estación Juárez, Playas de Catazaja (Chiapas), robados y violados. En Reynosa, Río Bravo, Ciudad Victoria y Nuevo Laredo, secuestrados.

Y la lista se repite en tipo de delitos en todo el país.

“A mi compañera la mataron porque no tenía quien la ayudara (a pagar el rescate) y no pudo darles ningún teléfono”, describe un testimonio.

Entre las secciones del mapa se incluye una lista con las direcciones y teléfonos de los albergues de caridad y de las comisiones estatales de los derechos humanos.

También incluye consejos prácticos sobre cómo abordar el tren, cuándo y cómo hacer llamadas telefónicas, sobre la importancia de cuidar los zapatos, de no viajar descalzos, sin compañía y hasta de cuidar el lugar donde se sienta.

“Queremos que racionalicen e inhiban su movilidad”, insiste Urbano. “Con que logremos que un 1 por ciento no emigre, nos sentiremos contentos”.