Acción de Gracias a Pacquiao

Primero que todo le agradece el boxeo que lo ha tenido por diez años como el peleador que más hizo por este deporte en una época especialmente gris, en el que fue el eslabón entre la generación que se despidió, con Óscar de la Hoya y la que nació con otros campeones como “Bam Bam” Ríos su rival del pasado sábado. O como “Canelo” o Chávez Jr.

“Pacman” ha tenido para todos.

Ha tenido dinamita en los puños para sus enemigos como Morales, Barrera, De la Hoya, Márquez, Cotto o Margarito.

Ha tenido corazón para poner en su mochila derrotas ante Tim Bradley y Juan Manuel Márquez.

Y aún más.

Ha tenido como generar millones para dejarle a Top Rank, a HBO y a los centenares de negocios de Las Vegas que en lo más fino de la crisis económica, renacían en el desierto de Nevada cuando se anunciaban sus combates.

Estos son los primeros que después del convencional y muy formal Acción de dar Gracias a Dios de cada año le deben dar gracias a Pacquiao por su regreso.

Acción de gracias de Floyd Mayweather Jr. con cuatro peleas millonarias para cumplir con Show Time y después del fiasco ante “Canelo”, sin rivales de categoría para cuadrar las cuentas.

Ahora y tras el regreso en plan grande del zurdo filipino, todo el mundo pide que el pleito Mayweather Jr. – Pacquiao se haga, porque por muchas razones es ahora o nunca.

La primera razón es la edad de los peleadores Mayweather va camino de los 38 y Pacman rumbo a los 35, pero por la manera cómo han liquidado sus respectivos compromisos ante “Canelo” y “Bam Bam”, supuestamente dos de los peleadores de más futuro, está claro que les queda gasolina en el tanque.

Ya sé. Usted piensa que Mayweather es de Show Time y Pacquiao de HBO.

¿Y?

Y nada, se arreglan con una llamada telefónica se llevan cada uno un costal con millones a casa y todos están felices.

Es así como funciona el negocio.

Por eso “Money” Mayweather debe haber estado en la primera butaca de su casa mirando cómo se veía Pacquiao en su regreso y después de eso, esta semana, dándole gracias a Dios por los favores recibidos.

Y ¿Quién más debe acción de gracias a Pacquiao?

¡Adivinó!

Tim Bradley, porqué desde la victoria, que le regalaron los jueces, hace año y medio sobre el filipino, al buen chico de Palm Springs le cambió la vida.

Primero sobrevivió a un complicado encuentro con un oso siberiano llamado Ruslan Provodnikov, ya con paga de seis ceros, y luego le ganó, en una gran pelea, a Juan Manuel Márquez.

¿Y qué?

Que ahora la pelea Bradley–Pacquiao tiene dos ganchos. Primero la revancha que parecía cosa obvia tras la decisión protestada a favor de Bradley y luego, después de su victoria sobre Márquez, el muchacho llamado “Tormenta del desierto” se planta frente al mundo como el hombre que le ganó a Pacquiao y le ganó al boxeador que noqueó a Pacquiao.

Por eso se vuelve atractiva una pelea Bradley- Pacquiao y por otra razón que me quería guardar, pero mejor la voy a decir. Si es que Pacman quiere protegerse de los “heavy puncher” del boxeo, nada mejor que cruzarse con Bradley que boxea mucho, pero no pega ni estampitas de la virgen del Carmen.

Eso como antesala de la pelea esperada ante otro que boxea mucho pero tampoco pega nada: Floyd Mayweather Jr.

Luego la seguimos.

?>