LAPD aún ‘muy blanco’

Anglosajones acaparan los puestos de mando, y no se cumple con la diversidad étnica
LAPD aún ‘muy blanco’
Officers of the Los Angeles Police Department, right, sit in their bikes as they watch Mexico City police training in their bicycles at the Police Academy in Mexico City, Wednesday, Aug. 25, 2009. The LAPD and the California Department of Justice completed a 4-day course to train local officers in crowd control and patrolling techniques using bicycles. (AP Photo/Dario Lopez-Mills)
Foto: authors

La mitad de los puestos de mando en el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) continúa siendo acaparada por personal de origen anglosajón, mientras que los latinos, que representan a casi el 44% de la corporación, solo ocupan una cuarta parte de esas posiciones.

Esa disparidad racial en las promociones, expuso el líder de una organización que representa a policías latinos, es un problema añejo que pudiera agravarse con el poco reclutamiento que están logrando.

El LAPD cuenta con 9,812 policías bajo juramento, 211 oficiales menos de los 10,023 que había en enero de este año, cuando el entonces alcalde Antonio Villaraigosa presumió haber alcanzado la cifra máxima de elementos de todos los tiempos en la corporación.

Los egresados de la Academia de Policía del LAPD no son suficientes para llenar las posiciones que deja el índice anual de abandono, ya sea por retiro, despido o renuncias, según expuso el diario Los Ángeles Times en un reportaje publicado ayer.

Las declaraciones hechas al Times explican que el LAPD requiere contratar 350 policías al año para reemplazar a los que se van, pero que los recortes al presupuesto han impedido tener más campañas publicitarias, acudir a ferias o exposiciones para presentar las oportunidades de empleo que ofrecen.

El salario (de $48,462 al año) es otro de los factores por los que no están incorporando muchos candidatos a la Academía y se están yendo a otras corporaciones, señaló a La Opinión el teniente Alfred Labrada, encargado de relaciones comunitarias del LAPD.

En las últimas dos generaciones de la Academía, las de octubre y noviembre, fueron 71 los oficiales graduados (61 hombres y 10 mujeres), de los cuales 33 son latinos, 26 anglosajones, 9 asiáticos, 2 afroamericanos y 1 filipino.

El teniente Labrada reconoció que los reclutas no están representando a la diversidad étnica de la ciudad, ya que solo dos afroamericanos egresaron.

“El problema existe no sólo en los afroamericanos, estamos sufriendo en el número total de candidatos, porque muchos no pueden ser reclutados por sus problemas en el pasado, arrestos, problemas económicos, hay muchos puntos que determinan que no sean elegibles”, mencionó.

Para Armando Pérez, presidente de La Ley (Latin American Law Enforcement Association), el problema radica en los lugares donde el LAPD está haciendo el reclutamiento y a las personas a las que está dirigiendo su mensaje.

“El LAPD no puede decir que no puede encontrar personas que sean capaces para el trabajo, simplemente no las está buscando y parece que no está interesado en buscar, porque por supuesto que hay personas en la ciudad y en el estado que pueden pasar los exámenes y ser buenos policías”, aseguró Pérez. Rechazó que los interesados en ser policías se estén yendo a otras corporaciones por cuestiones de salario.

Pérez consideró que el problema está también en las personas del LAPD que están haciendo la revisión de antecedentes y determinan si los candidatos son elegibles.

“Esas personas que están haciendo la revisión de antecedentes son las que antes estaban en el LAPD quejándose de las minorías y de las mujeres, y eso se tiene que examinar para determinar si su ytrabajo está siendo justo”, recalcó.

Desde hace más de 20 años, explicó Pérez, existe una orden judicial (“Blake Consent Decree”), establecida tras una demanda por discriminación que puso una agente afroamericana, la cual indica que se debe contratar, dar oportunidades y promociones a mujeres y minorías en el LAPD.

“El LAPD no ha hecho muy buen trabajo para cumplir con ese ‘consent decree, y para complicar la situación, hace cuatro años el Departamento empezó a exigir que cualquier persona que vaya a ser promovida tiene que tener cierto grado escolar, lo cual lo hace más difícil para promocionar a las minorías”, dijo Pérez.

Debido a ello, agregó, casi el 51% de los altos rangos están en manos de policías anglosajones, cuando en la corporación los blancos representan a sólo el 34% de los oficiales.

Alrededor de la web