Voluntarios donan fotos para familias en San Fernando

Fotógrafos donan su tiempo para ayudar a familias de bajos recursos en evento Help-Portrait San Fernando

Voluntarios donan fotos para familias en San Fernando
Will Navarro ayuda a la familia Mata a prepararse para la sesión de fotos en el evento Help-Portrait of San Fernando, realizado en la ciudad de San Fernando.
Foto: Marvelia Alpízar

En todo el tiempo que Esperanza Tarín y su esposo llevan juntos, nunca se habían tomado un retrato familiar junto a su único hijo de doce años, por falta de dinero. Pero un grupo de fotógrafos los ayudó a que hicieran ese sueño realidad.

“Se me hace algo tan bonito porque es la primera vez que vamos a estar juntos en algo así. Es tan importante tener una foto porque le trae a uno historias y recuerdos de nuestra vida, de unión como familia”, dijo Tarín, muy emocionada al pensar que ya tendrían un retrato de familia. Lo único que lamentaba su hijo, destacó Tarín, es no haber podido llevar al gato para que se retratara con ellos.

La familia Tanín fue una de las afortunadas en participar ayer en el programa Help-Portrait San Fernando, en el cual un grupo de fotógrafos de esa ciudad donó su tiempo para tomar fotos y elaborar retratos para familias de bajos recursos del área.

En esta actividad, realizada en el salón de usos múltiples del Parque Las Palmas en San Fernando, se beneficiaron 105 familias residentes de la ciudad. Dependiendo del tamaño del grupo familiar, calculaban que podrían recibir hasta más de 500 personas.

Help-Portrait es un evento a nivel mundial que nació de la idea del fotógrafo Jeremy Cowart, sobre la necesidad de que los fotógrafos donaran su tiempo para ayudar a las familias en Navidad.

“Es un evento que ocurre en todo el mundo y nosotros decidimos hacerlo aquí”, dijo Rosa María Ruvalcaba, miembro de Help-Portrait San Fernando. “Es algo pequeño pero con los talentos que tenemos, como fotógrafos, maquillistas, trabajando con niños, podemos traer un poco de alegría a la comunidad. No tenemos dinero pero tenemos talento para dar a cambio”.

Para la sesión fotográfica, a las madres o jóvenes se les arreglaba el cabello y se les maquillaba, en un área destinada como salón de belleza. Una vez listas, se reunían con el resto de los miembros de la familia y pasaban al área dividida en varios cubículos en donde estaban los fotógrafos esperando para la sesión. Allí les tomaban fotos en distintos ángulos y con objetos navideños, logrando que para ellos fuera un momento especial.

“Tratamos de darles algo especial. Lo poderoso de todo esto no es la foto sino el recordatorio para las familias de que hay que tomar esas pausas necesarias para recordarnos a nosotros que somos una familia”, dijo Marco Torres, fotógrafo independiente que ha estado con el proyecto desde sus inicios. “Especialmente nosotros entre la comunidad latina, que estamos tan enfocados, desafortunadamente, ayudando a otras familias que se nos olvida que tenemos una propia”.

Al final, las familias escogían una foto, que se imprimía en tamaño 5 x 7, y se les entregaba con un marco pero también tenían la opción de ir a la página web del evento y bajar el resto de las fotos.

Los grupo familiares escogidos fueron recomendados por organizaciones de la ciudad de San Fernando que ofrecen apoyo a familias de niños con discapacidades, personas víctimas de violencia domestica o con dificultades económicas.

“Es una oportunidad muy bonita porque permite que la familia se pueda reunir y poder conocer más personas”, dijo Gonzalo Mata, quien llegó acompañado de sus cuatro hijos de entre 3 y 12 años.

“Mi esposa no pudo venir porque es su día de trabajo. Ella quería venir pero no se pudo y me pidió que los trajera”.