Aumento de precio de la leche puede evitarse dice experto

La amenaza de un aumento que podría poner el precio del galón de leche hasta en $8 dólares es real, pero el Congreso puede evitarlo, asegura el secretario de Agricultura, Tom Vilsack
Aumento de precio de la leche puede evitarse dice experto
Vilsack dijo que el sector agrícola necesita de una reforma migratoria porque la escasez de mano de obra está afectando al campo estadounidense.

WASHINGTON.- El secretario de Agricultura de EEUU, Tom Vilsack, afirmó este lunes en entrevista con La Opinión que la amenaza de un aumento en el precio de la leche en 2014 es real, pero que el Congreso aún está a tiempo de evitarlo si aprueba la nueva ley agrícola.

Vilsack cedió la entrevista mientras el legislador demócrata de Minnesota, Collin Peterson, uno de 41 negociadores de la ley agrícola, afirmó al llamado Foro Fargo que el Congreso está cerca de lograr un acuerdo sobre el alcance de los recortes a los cupones de alimentos y éste será votado el mes próximo.

Aunque Peterson no dio cifras, el Foro dijo que el recorte podría ser de cerca de $4,000 millones en diez años, y no la cifra de $40,000 millones que proponen los republicanos de la Cámara de Representantes.

Vilsack ha venido advirtiendo de que, sin un acuerdo sobre la nueva ley agrícola para los próximos cinco años, el Gobierno de Obama tendrá que recurrir a una ley de 1949 que le obliga a pagar costosos subsidios a los productores de leche y eso aumentará el precio de la leche en los supermercados.

Sin precisar fecha, Vilsack subrayó que el Congreso puede evitar esa “consecuencia adversa” si cumple con su labor.

“Si vemos que hay un marco para un acuerdo, entonces quizá no veamos un aumento después del 1 de enero. Pero si el Congreso sigue mostrando que es incapaz de hacer su trabajo, entonces la ley nos exige que apliquemos la ley permanente de 1949, y entonces veríamos escasez” y aumento de precios, advirtió.

“Aparte del presupuesto, el Congreso tiene que hacer dos cosas: restablecer la certidumbre en la política agrícola y aprobar una reforma migratoria integral. El sector agrícola necesita certidumbre sobre su fuerza laboral, programas de desarrollo, la seguridad alimentaria de nuestra nación, y las exportaciones”, dijo Vilsack.

Vilsack subrayó que la Administración Obama no aceptará recortes en el programa de cupones de alimentos, del que dependen 47.7 millones de personas pobres, incluyendo ancianos, discapacitados y familias con niños.

Para Vilsack, resulta inaceptable que algunos líderes republicanos propongan restringir aún más los requisitos del Programa de Asistencia Alimentaria Suplementaria (SNAP, en inglés), para así reducir el número de personas que reciben ayuda para hacer sus compras en el supermercado.

Según Vilsack, el 92% de los beneficiarios de SNAP son ancianos, discapacitados, o niños cuyos padres trabajan fuera del hogar, y solo un pequeño porcentaje son personas en edad laboral.

“No vamos a permitir que el Congreso elimine a millones de personas que trabajan duro para el sustento de sus familias en momentos tan difíciles. La ley ya exige que cierta parte de los beneficiarios sostenga un trabajo”, observó.

El secretario de Agricultura mostró optimismo en que el Congreso evitará los extremos y tratará de pactar un acuerdo, pero también señaló que la Administración Obama no se conformará con parches temporales, porque el sector agrícola afronta retos que requieren soluciones a largo plazo.

“Una extensión temporal ni resuelve los problemas a largo plazo ni ofrece certidumbre al sector. Al contrario, crea incertidumbre y, en vez de reducir el déficit, nos costaría más dinero…solo una nueva ley agrícola de cinco años ayudaría al sector de productos lácteos a lidear con asuntos a largo plazo”, insistió el funcionario.

Por último, Vilsack aseguró que su oficina seguirá alentando al sector agrícola a que “hable con una sola voz sobre la urgencia de aprobar una reforma migratoria integral” porque la escasez de mano de obra está afectando al campo en EEUU.

“Creo que es vergonzoso, que es un grave error político que el Congreso no vea la urgencia de corregir el maltrecho sistema migratorio que tenemos. Vamos a seguir presionando que la Cámara de Representantes apruebe al menos su versión de la reforma y luego la armonice con la del Senado; la inacción es mala para las familias y para nuestra economía”, puntualizó.