Alertan de fraude por “flojas” reglas para dar asilo en EEUU

Los republicanos exigen a las autoridades de Inmigración una revisión de las normas actuales para evitar que criminales obtengan ese beneficio

Washington – Líderes republicanos del Comité Judicial de la Cámara de Representantes exigieron este jueves una revisión de las normas de asilo en EEUU para combatir el fraude, al advertir de que la posible “infiltración” de criminales es una amenaza para la seguridad del país.

Durante una audiencia altamente partidista, los republicanos, casi al unísono, acusaron a la Administración Obama de ser laxa en la aplicación de las normas que rigen la concesión de asilo en EEUU, lo que, a su juicio, explica el enorme aumento en las solicitudes en base al “miedo creíble“.

Según cifras del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), entre 2000 y 2009 el porcentaje anual de “deportables” que expresaron miedo de regresar a su país osciló entre 4% y 6%, mientras que entre 2010 y 2012 fue de entre 7% y 9%.

En el año fiscal 2013, ese porcentaje subió al 15%, según el documento del DHS. Del total, el 65% de las peticiones en base a “miedo creíble” fue de inmigrantes de El Salvador, Honduras, y Guatemala, y poco más del 7% fue de mexicanos.

Ruth Wasem, analista de asuntos migratorios del Congressional Research Service, entregó un documento según el cual, la mayoría de solicitudes en 2013 provino de inmigrantes de China, México, Egipto, Guatemala, Nepal, Siria, Etiopía, Haití, Ecuador y El Salvador, en ese orden.

Presionada por los republicanos, Wasem explicó que “miedo creíble” no es sinónimo de asilo automático, sino simplemente la “posibilidad” de obtener ese beneficio migratorio.

En la actualidad, un total de 270 oficiales determinan el destino final de las solicitudes de asilo, aunque la Administración Obama tiene planes de contratar a otro centenar.

Para los republicanos, el incremento solo se explica porque el Gobierno de Obama no ha hecho lo suficiente para impedir el abuso del sistema de asilo.

El presidente del Comité, el republicano Bob Goodlatte, dijo que el aumento del 586% entre 2007 y 2013 se debe a que “ya se corrió la voz” de que EEUU está aceptando las peticiones de asilo con pocas trabas.

Eso permite que elementos criminales “puedan vivir y trabajar durante muchos años en EEUU antes de que sus casos” sean decididos, dijo Goodlatte, que fue secundado en sus quejas por su colega republicano de Utah, Jason Chaffetz.

Por su parte, el legislador republicano de Carolina del Sur, Trey Gowdy, dijo que su bancada solo busca combatir el fraude y fortalecer los requisitos de silo, porque el fraude “va en detrimento de las personas que sí tienen casos legítimos”.

Pero la legisladora demócrata por California, Zoe Lofgren, afirmó que prejuzgar la naturaleza de estos casos antes de que sean adjudicados ante un juez de inmigración “es peligroso e imprudente”.

“Solo una pequeña fracción de los detenidos en la frontera expresa ese ‘miedo creíble’, la mayoría son deportados del país”, dijo Lofgren, que este jueves concluye un ayuno de 24 horas por la reforma migratoria.

El legislador demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, dijo que es posible que haya fraude, como en cualquier otro programa gubernamental, pero eso no elimina la urgencia de ayudar a quienes vienen a EEUU huyendo del peligro.

“Tratemos de determinar quiénes están tomando ventaja del sistema… pero este programa (de asilo) es necesario y solo necesitamos mejorarlo”, dijo Gutiérrez.

maria.pena@impremedia.com