Boehner es bombardeado con “llamatón” por la reforma

Activistas de Carolina del Norte y Carolina del Sur hacen miles de llamadas a las oficinas del líder republicano para pedirle que vote una ley de inmigración

Charlotte – Activistas hispanos de Carolina del Norte y Carolina del Sur comenzaron este jueves un segundo “llamatón” de llamadas telefónicas a la oficina del presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, para recordarle que continuarán presionando en 2014 por la reforma migratoria.

El objetivo es volver a bombardear con mensajes al republicano entre este jueves y el viernes, como sucedió el pasado 18 y 19 de noviembre, cuando miles de llamadas entraron a la central telefónica de la oficina del congresista en Washington, que terminó saturándose.

“Aunque este año no se dio la tan ansiada reforma a las leyes de inmigración, la meta es muy clara: no nos daremos por vencidos y seguiremos luchando hasta que haya un cambio y los indocumentados puedan legalizarse”, afirmó Elver Barrios, de la Coalición Latinoamericana (LAC) en Charlotte.

Según Barrios, el grupo de jóvenes del United 4 the Dream (U4TD) visitará varias comunidades donde viven los latinos en Charlotte (Carolina del Norte) y los motivarán a que agarren su teléfono y se comuniquen directamente con el congresista.

La iniciativa se realizará también en otras ciudades del estado como Rockingham, Asheboro, y en Columbia, capital de Carolina del Sur, coordinada por grupos locales de jóvenes soñadores.

Durante el primer “llamatón” en noviembre, que fue organizado por el grupo Familias Unidas de Charlotte, las líneas telefónicas de la oficina de Boehner se colapsaron y el buzón de voz llegó al límite de su capacidad.

Algunos activistas reportaron que la línea en Washington fue desconectada, por lo que durante el resto de la campaña las llamadas se realizaron directamente a las oficinas regionales del legislador en Ohio.

El Congreso trabajará hasta este jueves en la última sesión de 2013, y aunque no se hizo realidad la legalización de los once millones de indocumentados que se calcula residen en el país, los grupos a nivel nacional continuarán luchando en 2014 por cambios en las leyes de inmigración.