Se vale ser conservador

La actitud de la dirigencia actual del GOP es difícil de creer, pero mas difícil de ignorar

Guía de Regalos

Se vale ser conservador
El senador Ted Cruz.
Foto: Archivo

BURBUJAS

No soy miembro del partido demócrata, tampoco lo soy del partido republicano; soy demasiado liberal para ser republicano, demasiado conservador para ser demócrata, demasiado honesto para ser político y demasiado tonto porque lo ando contando.

Ser así me complica la vida terriblemente porque me expone a quedar mal con unos por una causa y con otros por otra, pero es un placer ser independiente. Soy libre de pensar, creer y votar sin estar sujeto a los limitantes cánones de un partido. Soy de la clase media, de la que han salido muchos de los ricos que han olvidado su origen, clase en la que se piensa más y se gana menos, pero se es más libre para expresarse… esa clase a la que pertenece la mayoría de los independientes.

La actitud de la dirigencia actual del GOP es difícil de creer, pero mas difícil de ignorar.

Esa dirigencia está estrangulando a su partido con su propia cuerda. Hemos dicho muchas veces que un partido tan importante como el republicano tiene que renovarse, pero no.

¡Renovarse no es dejar de ser conservador! Renovarse es no permitir ser rebasado por el tiempo y por si no se han dado cuenta, estamos en el siglo XXI; un siglo que obliga a la reconciliación política.

No sugiero que estén de acuerdo con lo que haga el partido en el poder, pero hay que luchar con ideas, no con odio destructor.

Cuando un partido político actúa abiertamente en contra de una ley que fue discutida y aprobada por el Congreso del que ese partido fue y es parte, olvidando que ese Congreso es soberano y uno de los tres poderes de este país, está mal.

Y cuando ese ataque es constante y repetitivo, sin ofrecer plan alterno alguno, cansa, pierde efectividad y acaba por volverse contraproduce nte.Por supuesto que me refiero al sistema de seguros de salud gubernamental para los millones de americanos que, por ser carentes de recursos, no lo han tenido nunca, programa que los republicanos desean que fracase, sin ofrecer alternativa alguna.

Por cierto lo bautizaron “Obamacare” para que si lograban que fracasara, el desprestigio llevará al nombre del presidente.

Se trataba a todas luces de impedir que tuviera éxito, estaban demasiado ocupados demoliendo sin construir nada nuevo.

¿Eso es ser conservador?

No voy a entrar al análisis de si la ley es buena o mala, tiene mucho de ambas cosas, pero, en su tiempo, la aprobaron los tres poderes y los únicos que pueden intentar cambiarla son quienes ahora la critican, pero no veo ninguna iniciativa en ese sentido en el Congreso

Los deseos expresados por personas como el senador Ted Cruz que alguna vez dijo que su misión era que “Obamacare” fracasara, son demagogia pura.

¿Fuera de criticar la ley, qué ha hecho ese senador tejano para cambiarla? Que yo sepa, nada.

Yo pregunto: ¿Cómo podría darle Cruz atención médica a las 40 millones de familias de escasos recursos, que lo necesitan?

¿Cuál es la propuesta de ese senador que él haya presentado en el Senado para hacerlo por otro camino que no sea Obamacare ?

¡Ninguna!

El senador Ted Cruz cree que ese no es su problema y quiere negar el derecho de los pobres a cierta atención médica en el país más rico del mundo, mientras se auto promueve como candidato a la Casa Blanca, a la que no puede llegar por haber nacido en Canadá.

Lo que es ampliamente criticable es la implementación del Obamacare que fue un desastre. La página web especial para inscribirse no funcionó y miles se quedaron sin poderlo hacer.

Eso no fue problema de la ley sino de los técnicos que fallaron lamentablemente y no hubo una palabra, ni una sola, de algún vocero republicano que exigiera responsabilidades por esa falla, solo vimos regocijo republicano… porque Obamacare parecía no funcionar.

El desbarajuste de su implementación fue una vergüenza para los demócratas. Tampoco veo, una demanda de ellos para hacer responsable a alguien.

Y ahora que ya, más o menos trabajan las inscripciones ¿qué sigue?

Mientras los problemas del Obamacarese resuelven, los de migración parecen no encontrar solución.El pasado 5 de diciembre se presentaron en Washington unos 30 niños de más o menos 7 años de edad, hijos, al parecer, de familias en que alguno de sus padres había sido deportado, dejándolos prácticamente huérfanos. Esos hijos de indocumentados son americanos por nacimiento.

Cantaron villancicos pero con letras en que pedían la suspensión de las deportaciones de sus padres y permisos para que volvieran.

Vimos en la televisión que llegaron los policías que se veían gigantescos junto a esas criaturas. Vimos caritas de niños asustadas ante lo que es una fuerza innecesaria.

¿Quién pudo haber ordenado esa barbaridad? Por donde se le vea fue un acto de crueldad para niños que ya de por si cargan problemas. ¿Y los tan cacareados derechos humanos no aplican a los chiquitines? Pareciera que no…