Adoptan familias necesitadas

Programa de la Arquidiócesis provee desde electrodomésticos hasta comida y ropa

Adoptan familias necesitadas
Erendia Morales y sus hijos son una de las familias favorecidas con el programa de la Arquidiócesis de LA.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Erendia Morales vive en un apartamento “single” con sus cuatro hijos, de 10, 7, 6 y 3 años. Para mantener a su familia, la madre soltera cuida a otros niños y limpia oficinas. El año pasado, un agente de la Policía golpeó a su puerta y le dijo que él patrullaba en el área y había notado que ella siempre estaba con muchos niños.

“Primero me asusté, le dije que yo no había hecho nada malo”, confesó Morales riendo. Pero el agente le explicó que él trabajaba para una iglesia que participaba en el programa “Adopte a una Familia” de la Arquidiócesis de Los Ángeles y que identificaba familias con niños que necesitaran asistencia para poder ayudar.

Bajo el programa de 23 años de existencia se entrevista a familias con niños que viven en el área de Los Ángeles y Skid Row, se identifican sus necesidades y luego entregan los perfiles de las familias a donantes que se encargan de proveer desde juguetes y electrodomésticos, hasta comida y ropa a las familias necesitadas.

Morales llegó a EEUU hace 13 años. “En un principio, todo estaba bien. Conseguí un empleo y pude trabajar hasta que nació mi tercer hijo”. Pero el padre de los niños empezó a beber y con el alcohol empezó la violencia doméstica. Después se vino la crisis y ahí se hizo aun más difícil”, recordó.

Sola y con cuatro hijos pequeños, Morales necesita toda la ayuda que pueda recibir. Hace dos años, la nativa de Puebla, México no pudo comprarles regalos a sus hijos para Navidad. “Me sentí muy mal, traté de encontrar cualquier cosita sencilla para poder darles algo”, recordó.

“Pero todo cambió cuando me vinieron a ayudar”, dijo Morales, quien participó el año pasado del programa. “El día que vinieron a traer las donaciones, mis niños estaban muy emocionados. Empezaron a llegar una y otra familia con regalos, comida y mucho más”.

Morales dijo que en su edificio, varias personas recibían la ayuda de la Arquidiócesis y que se sentían como una familia. “Los niños siempre están jugando entre ellos y los vecinos celebramos las fiestas juntos. Es muy bonito, porque todos se conocen”.

Sabrina López, representante de “Adopte a una Familia”, explicó que el programa recibe referencias de agentes de policía, iglesias y otras organizaciones comunitarias que les informan de casos que necesitan asistencia. “No hay formularios para llenar, ni aplicaciones, vamos de casa en casa haciendo las entrevistas directamente”, indicó.

“La idea es que todos los niños puedan tener una Navidad mágica, como él pudo tener de pequeño”, explicó López en referencia al director del programa, Monseñor Terry Fleming que recuerda lo feliz que era cuando recibía regalos en su niñez.

La coordinadora dijo que la ayuda no se limita a las fiestas navideñas y que la gente puede llamar durante el año para pedir asistencia. Este año, “Adopte una Familia” ayudará a 456 familias.

“Le agradecemos a Dios que al menos tenemos un techo”, dijo Morales que una vez más se beneficiará del programa este año. “Lo más importante para mí es que mis hijos sean felices y que puedan recibir un juguete para Navidad”.