Entre los recuerdos y la incertidumbre

Con el cierre del Hollywood Park cientos pierden sus trabajos
Entre los  recuerdos y la incertidumbre
La última carrera en Hollywood Park, inaugurado en 1938, será el próximo domingo 22 de diciembre.
Foto: La Opinión - Ciro César

Después de 75 años de carreras, glamour y muchas apuestas que dieron fortuna a varios y dejaron en la ruina a otros, el hipódromo Betfair Hollywood Park cierra sus puertas este domingo 22 de diciembre.

Además de la nostalgia, el cierre de este legendario recinto para las carreras de caballos en Inglewood, considerado uno de los más bellos de Estados Unidos, también deja decepción entre los 471 empleados de tiempo completo que se quedarán sin trabajo, y desconsuelo entre los cientos de caballerangos, entrenadores y jinetes que tendrán que mudarse.

“Es horrible, me siento triste, decepcionada”, comentó Ana Pasarini, quien desde hace tres décadas trabaja en el hipódromo. “Yo sabía que me iba a poner a llorar un día de estos… y el domingo va a ser peor. Lo más difícil es buscar un trabajo a estas alturas”.

Pasarini recuerda muy bien cuando en 1984, recién llegada de su natal Chile, le tocó atender como camarera a la actriz Elizabeth Taylor en una de las elegantes fiestas que solían llevarse a cabo en el Pavilion, que en 1994 se convertió en el casino del Hollywood Park, el cual será remodelado y permanecerá abierto.

“Para mí fue lindo, porque yo la veía en las películas en Chile, lo que más me impresionó fueron los ojos tan preciosos de Liz Taylor, recuerdo que esa noche llegando a casa le escribí una carta a mis familiares en Chile para decirles que la había visto”, contó Pasarini.

El Hollywood Park es recordado como un lugar glamoroso que empezó a decaer en 1999, cuando Churchill Downs Incorporated adquirió el inmueble en $140 millones y seis años después lo vendió a Bay Meadows Land Company por $257.5 millones.

Entonces empezaron los rumores de que el hipódromo desaparecería para construir ahí un complejo habitacional, comercial, de oficinas y hotel, lo cual se confirmó en mayo pasado.

“Hollywood Park ha sido como un amigo, un familiar, alguien querido para quienes lo conocimos y vivimos con él, y en él, inolvidables tardes de gloria. Muy pronto ya no estará con nosotros, pero al pasar por donde estuvo lo recordaremos, como se recuerda siempre lo bueno, lo único, lo que dejó huella para siempre”, comentó Michael Burns, publicista del hipódromo.

Una de las últimas carreras que los aficionados al deporte ecuestre verán en el último día será la que protagonice Better Bet, uno de los caballos que Emilio García ha cuidado en sus diez años en el Hollywood Park.

“Es algo muy difícil para nosotros, porque muchos se quedan sin trabajo, porque es el hipódromo más bonito de California”, comentó Emilio, de 36 años de edad y originario de Guatemala.

Su patrón, Mike Harrington, le ha dicho que tendrán que trasladar los 33 caballos que tienen a los establos del hipódromo Los Alamitos, en el condado de Orange.

Mientras tanto, Emilio se enfoca en Better Bet, para que haga una de las mejores carreras de su vida, en la despedida del próximo domingo y aunque no sea el favorito, como tampoco lo era Seabisquit, que en 1938, cuando se abrió el hipódromo, ganó la Golden Cup.