El médico de los migrantes

Un doctor francés sirve de forma gratuita en La Villita de Chicago

Lou Curet atiende a migrantes en  la Iglesia Católica Unida Americana de Chicago.
Lou Curet atiende a migrantes en la Iglesia Católica Unida Americana de Chicago.
Foto: EFE

CHICAGO.— Un médico de origen francés se ha convertido en la salvación de los inmigrantes de bajos recursos que viven en el barrio mexicano La Villita, en Chicago, a quienes atiende de manera gratuita cada domingo desde hace cuatro años.

El doctor Olivier Louis M. Curet, conocido por sus pacientes como el “doctor Lou”, atiende hasta 20 personas que no cuentan con un seguro de salud en un pequeño consultorio de 10 por 20 pies, el cual instaló con sus propios recursos en la Misión Nuestra Señora de Guadalupe de la Iglesia Católica Unida Americana.

En un barrio, en el que según estimaciones del gobierno de Illinois hay unos 95 mil residentes sin cobertura médica, Curet es la solución para inmigrantes como Jovita Arroyo, quien desde hace un año recibe atención y medicamentos gratuitos en esta consulta.

“(En los hospitales) no nos quieren atender por ser indocumentados y por eso acudimos a doctores de buen corazón, que nos dan la mano y nos atienden sin cobrar un cinco”, declaró Arroyo.

“No me cobra la consulta. Me receta la medicina que necesito y me manda a una farmacia donde me la dan a bajo costo”, explicó.

El médico, nacido en Francia y emigrado a Estados Unidos cuando era un niño, deriva los casos más complicados a hospitales del área que atienden a pacientes sin seguro.

Curet considera “un placer” atender de manera gratuita a quienes lo necesitan, ya que, “documentados o no, todos somos seres humanos y necesitamos del mismo cuidado”, según dijo.

El doctor conversa con muchos de sus pacientes en español y trabaja desde las 11:00 a.m. hasta las 3:00 p.m. Durante su jornada brinda exámenes preventivos de colesterol, hipertensión y diabetes, y entre los casos más comunes que atiende figuran problemas pulmonares.

Además de La Villita, en el suroeste de Chicago, Curet visita la vecina ciudad de Berwyn en donde también ofrece consultas gratuitas.

Explicó que en los últimos diez años ha dedicado entre 4 a 5 semanas de sus vacaciones a una gira por ciudades de Guatemala y El Salvador, donde viaja con un equipo de voluntarios para brindar consultas médicas gratuitas.

“Son más de 100 pacientes por día, a partir de las 8 de la mañana y hasta las 10 de la noche”, relató sobre estas giras.

Entre sus planes futuros figura efectuar giras por algunas partes de México, pero reconoció que las noticias sobre la violencia son un obstáculo. “Sé que es peligroso viajar como turista y me preocupa porque llevamos miles de dólares en medicinas y equipos”, comentó