Resoluciones Financieras

Entra con pie firme en el 2014 estableciendo metas que te ayuden a lidiar con tus problemas de dinero y a asegurar tus objetivos económicos a largo y corto plazo. Como digo en mi libro Invierte en tu futuro, “todos tenemos nuestros sueños y ansias, pero si no existen objetivos específicos y alcanzables, estamos condenados a vagar a la deriva, sin rumbo fijo”.

Ante todo, define tu meta específica y positivamente. No es cuestión de plantearte en general “me hace falta má·s dinero”, sino “voy a ahorrar $X cantidad para tener má·s a fin de mes”. Sustituye la negatividad de “Quisiera salir de este auto viejo!” por “voy a comprarme otro auto”. Plantearte “me hace falta salir de la deuda de la tarjeta de crédito A o B”, es mejor que decir “quiero librarme de mis deudas”.

Define claramente tu meta y anótala para verla cada día y mantener ese objetivo en tu mente. Luego, establece esa meta en pesos y centavos, fijando la cantidad de dinero precisa que necesitas para lograrla. Si quieres pagarte unas vacaciones para agosto, investiga precios, ajusta gastos, saca cuentas y busca las mejores y má·s accesibles ofertas.

Determina el tiempo en que quieres lograr tus metas. Sepá·ralas en tres tipos:

1. A corto plazo — Incluyen las de dos años o menos (no hay tiempo en 24 meses para conseguir una acumulación considerable) y las de dos a cinco años (metas que ofrecen la posibilidad de lograr cierta ganancia).

2. A plazo intermedio —Entre cinco y 10 años para alcanzarlas (digamos, invertir para reunir el dinero de entrada para comprar una vivienda).

3. A largo plazo — Diez años o m·ás (acumular los fondos para tu retiro, o el dinero que necesitar·ás en el 2018 para financiar la universidad de tu hijo)

A continuación, regresa al presente y revisa —en todas tus cuentas, inversiones, en el dinero que te deben y hasta en tu cochinito de monedas— con cuá·nto dinero cuentas ahora que podrías poner a producir para lograr tu meta en el espacio de tiempo que te has situado. ¡Si encuentras má·s de lo que pensabas… no corras a gastarlo!

Por ·útimo, planifica una meta de ahorro al mes. Para ello, decide cu·ánto dinero necesitas separar de cada cheque salarial para alcanzar tu sueño. Analiza con detalle tus ingresos y tus gastos, recorta aquí y allá para ver de qué cantidad puedes prescindir cada mes e invertir para que produzca m·ás. (Esto es algo en lo que debe participar toda la familia, pues la economía y el ahorro es responsabilidad de todos.) La cantidad que necesitas separar depende· de los meses o años que te quedan para llegar a tu meta. Ademá·s, ten en cuenta que, aunque la economía mejore, con el paso del tiempo las cosas van a subir de precio.

Entra al 2014 con la determinación de trabajar con empeño hacia tu meta, de apartar el dinero que necesitas para alcanzar tu objetivo y de no permitir que otras metas menores y vanas te saquen de tu ruta. Dormirá·s mejor el próximo año si sabes que tu dinero est·a avanzando hacia donde t·ú quieres que vaya.