América causa mucha ilusión

Aficionados de las Águilas acuden a ver el entrenamiento de su equipo en Carson
América causa mucha ilusión
Aficionados de las Águilas del América observan atentos desde las gradas a los jugadores que realizaban una práctica.

Las gradas se tapizaron de azul y crema dos horas antes de que el equipo de sus amores llegara a realizar una práctica que no duró más de 40 minutos.

Con la expectación de ver sus héroes de cada fin de semana, de estrechar su mano o arrancarles un autógrafo, los fieles seguidores de las Águilas del América se dieron cita en la cancha de atletismo del StubHub center de Carson.

Cerca de 200 aficionados vieron desde la tribuna como el atardecer de un día con sabor a verano se transformó en una noche de luna invernal.

Sin moverse por dos horas, niños ansiosos conocer a sus jugadores favoritos, mujeres con camisetas ajustadas que dejaban ver su cadenciosa figura y hombres por cuyas venas corría adrenalina pura, esperaban el arribo de sus Águilas.

“Es algo muy grande para mi, soy americanista de cuna, soy americanista desde que nací”, dijo Jorge Solís, quien viajó desde la ciudad de Corona para ver en la práctica.

El hombre que trabaja como reparador de joyería comentó que ningún sacrificio es suficientemente grande como para no estar presente en el entrenamiento de su equipo que hoy jugará un partido de pretemporada contra los Xolos de Tijuana.

“Perdí medio día de trabajo, y manejé una hora para llegar”, dijo el hombre que se hizo acompañar por su hijos, Yosué de cinco años y Alexandre de ocho.

“Yo vine a ver a Moisés Muñoz”, comentó el mayor de los hermanos.

Yosué, vestido con una camiseta del América, tuvo que recurrir al apoyo de su padre para acordarse del nombre del jugador americanista que admira

¿Cómo se llama?” , le preguntó el pequeño a su progenitor.

“Rubens Sambueza”, contestó el hombre.

“Ese es el que me gusta, Sambueza”, dijo Yosué , quien después de otorgar su respuesta fue a sentarse junto a su hermano para continuar con la espera de un equipo que genera ilusión, aun sin estar presente en el campo de juego.