La hora de la revancha

Silva busca cobrarse la derrota histórica que sufrió frente a Weidman
La hora de la revancha
Chris Weidman, left, and Anderson Silva battle it out during their UFC 162 mixed martial arts middleweight championship bout at the MGM Grand Garden Arena on Saturday, July 6, 2013, in Las Vegas. Weidman won the fight with a TKO. (AP Photo/David Becker)
Foto: authors

La palabra revancha toma un significado especial, una dimensión diferente, cuando se va a enfrentar al rival que rompió siete años de reinado.

Anderson Silva, considerado el mejor exponente en la historia de la UFC, tratará de recuperar hoy el cinturón de peso mediano cuando enfrente a Chris Weidman en el MGM Grand Arena de Las Vegas.

En el combate de julio pasado, el brasileño fue sorprendido en el octágono por el oriundo de Baldwin, Nueva York.

En la pelea que le costó una racha de siete años sin perder, Silva fue presa de su misma trampa, de ese estilo desparpajado, y a veces fanfarrón, que le gusta mostrar en el enjaulado.

Con la guardia abajo, como para demostrar que no teme ser golpeado, y haciendo ademanes burlescos para retar a su contrincante, Silva había pasado todas sus pruebas hasta que Weidman le dio una lección.

“He pensado mucho en mi última pelea, la he visto en repetidas ocasiones y he hecho los ajustes para que no se repita el mismo resultado”, dijo Silva.

En el gimnasio que tiene en la ciudad de Torrance, el luchador amazónico aseguró que durante su periodo de preparación para la pelea de hoy se concentró en su entrenamiento y dejó de lado el dolor y la tristeza de su derrota ante Weidman.

“Puse mi mente en mi trabajo, en mi familia, en mis entrenadores, dejé de pensar en la pelea anterior y me concentré en lo mío, en lo que es más importante para mí”, dijo el peleador de 38 años.

Silva sabe que a su edad ha consumido gran parte de su carrera profesional por lo que espera reconquistar el cinturón de campeón mundial para resaltar que ha sido la máxima figura en la historia de la UFC.

“Estoy trabajando en mi legado, necesito ganar mi pelea ante Weidman para que no exista ninguna duda de que he sido el mejor de todos los tiempos en este deporte”, comentó.

“Quiero que en 5 o 10 años, en el futuro, la gente vea lo que hice como peleador y se dé cuenta que fui yo quien cambio este deporte, que la gente diga que fui yo el que dio las mejores exhibiciones en este deporte”.