Oraciones por Schumacher

El mundo del deporte apoya al campeón en su hora más difícil

GRENOBLE, Francia.— Entre la vida y la muerte se encontraba ayer el alemán Michael Schumacher tras el accidente que sufrió esquiando el pasado domingo.

El siete veces campeón mundial de Fórmula Uno se mantenía en coma, en el área de terapia intensiva del hospital de Grenoble, donde la víspera fue sometido a una neurocirugía.

“Se encuentra en una situación crítica. Se puede decir que su pronóstico vital es comprometido, su estado es muy grave”, expresó el profesor Jean-Francois Payen, jefe del servicio de reanimación del centro hospitalario.

Schumacher, quien el 3 de enero cumple 45 años, esquiaba el pasado domingo junto con su hijo de 14 años fuera de pista cuando se cayó y se golpeó la cabeza contra una piedra.

Los médicos mencionaron que Schumacher fue protegido en parte por usar un casco.

“Sin duda, alguien que hubiera sufrido un golpe de este tipo sin casco, no habría llegado hasta aquí”, agregó Payen, en rueda de prensa.

El piloto alemán recibió los primeros auxilios y fue enviado en helicóptero a un hospital en Moutiers, pero debido a la gravedad de las lesiones se le trasladó a Grenoble, donde fue operado e inducido al coma artificial.

La fiscalía de Albertville iniciaron una investigación para conocer las causas del incidente. Se conoce que Schumacher se accidentó en una zona fuera de las pistas habituales para esquiadores donde la nieve cubría total o parcialmente las rocas.

El neurocirujano Stephan Chabardes indicó que un escáner cerebral de emergencia practicado a Schumacher reveló una hemorragia interna y lesiones, por lo que el alemán fue operado. Hasta ayer, los médicos no tenían contemplada una segunda cirugía.

Los doctores dijeron que se deben esperar 48 horas para dar un pronóstico tras un traumatismo severo como el que sufrió Schumacher.

El accidente “Schumy” consternó al mundo en todos los ámbitos.

Desde la canciller de Alemania, Angela Merkel, hasta los aficionados al heptacampeón mundial han manifestado su pesar, incluso a través de las más populares redes sociales.

Merkel lamentó el estado en el que está Schumacher, uno de los mejores pilotos de la historia del automovilismo de Fórmula Uno, dijo su vocero Steffen Seibert.

“Como millones de alemanes, la canciller y los miembros del gobierno están extremadamente consternados por el grave accidente de esquí de Michael Schumacher”, declaró Seibert. “Esperamos que pueda superar las lesiones y recuperarse”.

Ferrari, escudería con la que ganó cinco título mundiales, se sumó a los mensajes de apoyo para “Schumy”, e hizo público que su presidente Luca di Montezemolo está en contacto permanente con la familia.

En su ciudad natal, Kerpen, también hubo mensajes para el ex campeón de la máxima categoría.

“Conocemos muy bien a Schumacher. Es un luchador. Cruzamos los dedos para que gane este combate”, dijo Michael Viehmann, presidente del club de admiradores de Kerpen.

Los mensajes de admiración y apoyo hacia Schumacher se extendieron a otros ámbitos del deporte.

“Es inevitable pensar en él, seguir las noticias sobre su estado porque con sus triunfos es parte de nuestra vida”, escribió Rafael Nadal, número uno del tenis mundial.