Zapatistas mexicanos cumplen 20 años

Muchas de las condiciones que provocaron la formación del moviemto en México aún continúan
Zapatistas mexicanos cumplen 20 años
De izquierda a derecha, el 'Subcomandante Marcos' y los comandantes zapatistas Tacho y Moisés, en el momento de la proclamación de los derechos de los pueblos indígenas.
Foto: Cortesía de Antonio Nava

Veinte años atrás, el 1 de enero de 1994, el ‘Subcomandante Marcos’, al frente del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), llegaba a San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, México, y tomaba el Palacio Municipal, para leer una proclamación en defensa de los pueblos indígenas. En el aniversario del histórico evento, un panel de activistas y miembros de comunidades indígenas que vivieron los hechos conmemoraron la fecha, en la ciudad de Los Ángeles.

“Los indígenas fueron marginados y despojados de sus tierras desde que llegaron los colonizadores, más de 500 años atrás”, indicó Bertha Rodríguez, coordinadora de medios del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB). “En San Cristóbal era muy notoria la diferencia étnica, si un indígena venía caminando y pasaba un hombre blanco, el indígena debía bajar de la acera y cederle el paso”, agregó.

Antonio Nava, fotógrafo y reportero, quien documentó los hechos, dijo que el Ejército de Liberación Nacional ya se había formado 10 años antes del levantamiento, que coincidió con la firma del Tratado de Libre de Comercio, entre México, EEUU y Canadá. Otros de los factores que contribuyeron al evento fueron la implementación del Gobierno de medidas neoliberales y la crisis económica, entre otras.

“Los indígenas se desplazaron de la Selva Lacandona a San Cristóbal donde hacía mucho frío, abrigados con pasamontañas. Esto fue lo que luego creó el mito de las caras tapadas”, explicó Nava.

Durante 12 días hubo enfrentamientos armados entre el EZLN y el Gobierno, que inició una campaña mediática para desprestigiar a los líderes del movimiento, señaló Nava.

Los panelistas coincidieron en que las condiciones que llevaron al levantamiento aún existen en la actualidad, pero al mismo tiempo reconocieron los logros del movimiento.

“En Chiapas se han formado municipios autóctonos, con sus propias clínicas, escuelas y ‘Juntas de Buen Gobierno’, o sistemas horizontales de autoridad, donde todos pueden participar”, indicó Rodríguez.

María Sánchez, coordinadora de asuntos de la mujer del FIOB, citó como logro a la Ley Revolucionaria de Mujeres de la “Comandante Ramona”, que incorporó a las mujeres en la lucha revolucionaria y restauró sus derechos de igualdad y justicia.

“En cierto modo, el zapatismo fue el primer movimiento antisistémico a nivel global”, opinó Nava y lo comparó con movimientos revolucionarios posteriores como los de Occupy.

“Se pueden ver las resonancias del levantamiento en cualquier lucha por la dignidad humana, la preservación del planeta, y otras preocupaciones universales”, agregó Rodríguez. “Veinte años después, el movimiento no ha muerto. Es más, creo que está más fortalecido que nunca”, concluyó.