Alcalde de Toronto se postula para reelección al cargo

El funcionario, que admitió haber fumado crack, fue el primer aspirante en presentar, este jueves, su candidatura en el ayuntamiento

Al momento de postularse nuevamente para competir por la silla del ayuntamiento de Toronto, Ford no se expresó sobre los escándalos que lo rodean desde hace varios meses.
Al momento de postularse nuevamente para competir por la silla del ayuntamiento de Toronto, Ford no se expresó sobre los escándalos que lo rodean desde hace varios meses.
Foto: AP

TORONTO — El alcalde de Toronto Rob Ford puso su nombre en la papeleta para competir por otro periodo al frente de la ciudad, retando a quienes han pedido que renuncie después que admitió que fumó crack “en el estupor de la ebriedad”.

Ford fue el primer aspirante en presentarse en el ayuntamiento cuando se abrió el jueves el registro para candidatos para las elecciones municipales que se efectuarán el 27 de octubre.

Prometió “Ford more years” en alusión a su nombre y a los cuatro años que duraría su segundo periodo, reportó el diario Toronto Star. También se calificó como “el mejor alcalde que ha tenido esta ciudad”.

“Si quieren hablar de cosas personales está bien”, dijo Ford, según reportó el Star. “Me apego a los resultados y las palabras se las lleva el viento. Verán acción como nunca antes la han visto”.

En Twitter, se controló más y publicó una fotografía de él inscribiéndose como candidato que decía sencillamente: “Acabo de hacer el trámite para las elecciones de 2014. Voten el 27 de octubre”.

El alcalde conservador de la ciudad más grande de Canadá se postuló nuevamente incluso después de que las revelaciones sobre su consumo de drogas lo llevaran a una indeseada fama mundial el año pasado.

Ford ha enfrentado mucha presión para renunciar por esas revelaciones y por su comportamiento errático que ha avergonzado a muchos canadienses.

El ayuntamiento de Toronto le ha retirado a Ford la mayoría de sus poderes, pero sigue teniendo apoyo de algunos de los suburbios más conservadores de la ciudad. Al principio, ganó la alcaldía al prometer que detendría el despilfarro en el Gobierno.

Después de que Ford se postulara por segunda vez, las reacciones fueron encontradas.

“Ese patético seudoalcalde debería irse al diablo y dejar de avergonzar a esta hermosa ciudad”, dijo Inna Evtoushenko, de 36 años, residente en Toronto.

Otros no lo veían tan mal.

“Fuera de quedar en ridículo y avergonzar a la ciudad como figura pública ¿ha hecho algo que tenga que ver con su trabajo que haya perjudicado a la ciudad desde un punto de vista financiero o económico?”, expresó Derek Killins residente de la cercana Waterloo. “A la mayoría de la gente a la que le pregunto dice que ha hecho un buen trabajo por la ciudad”.

El amigo del alcalde Alexander Lisi, enfrenta un juicio por cargos relacionados con drogas y extorsión. Hasta ahora el alcalde no se ha visto involucrado.

“Es demasiado pronto para saber las posibilidades de Ford”, opinó el profesor de ciencias políticas de la Universidad de Toronto Nelson Wiseman sobre la próxima elección. “El reto más cercano para Ford es saber si la Policía lo acusará antes de la elección. Si lo hacen está perdido, si no, el resultado depende de cómo se dividan los votos”.