Cruz renunciará ‘pronto’ a su ciudadanía canadiense

Senador dice que lidia con papeleo; abogado insiste en que no debe tardar
Cruz renunciará ‘pronto’ a su ciudadanía canadiense
El Senador Ted Cruz, R-Texas, en diciembre. En menos de un año en el Senado, Cruz se ha convertido en héroe del Tea Party.
Foto: AP

AUSTIN, Texas.— El senador republicano por Texas Ted Cruz todavía debe renunciar a su ciudadanía canadiense como prometió, pero una portavoz dijo el sábado que el astro del movimiento conservador Tea Party planea terminar eso pronto.

Catherine Frazier, vocera del legislador que también tiene la ciudadanía estadounidense, dijo que los abogados están preparando el papeleo necesario.

Cruz, de 43 años, “estuvo totalmente enfocado en luchar por los valores e intereses de los texanos en el Senado el año pasado”, dijo Frazier en un mensaje de correo electrónico. “Él espera que el proceso quede concluido muy pronto”.

El legislador no ha cumplido siquiera un año en el cargo, pero ya contribuyó a iniciar un debate presupuestal que ocasionó que el gobierno cesara funciones en octubre ante la falta de recursos y también está siendo mencionado como posible contendiente presidencial republicano para 2016.

La respuesta de Frazier llega mientras el abogado canadiense de migración Richard Kurland afirmó el viernes que el proceso era relativamente sencillo y rápido. Kurland se peguntó por qué le estaba tomando tanto tiempo a Cruz.

En medio de los cuestionamientos sobre su elegibilidad hacia la Casa Blanca, Cruz presentó en agosto su certificado de nacimiento al diario Dallas Morning News y prometió renunciar a la ciudadanía canadiense.

El republicano explicó en ese entonces que a su madre le dijeron que él podría solicitar la ciudadanía canadiense como acción afirmativa y el hecho de recibirla automáticamente al nacer era nuevo para él.

Cruz nació en Calgary, Alberta, en 1970, cuando sus padres trabajaban en el sector petrolero local. Su madre Eleanor, era estadounidense y su padre Rafael, era un cubano que recibió la ciudadanía estadounidense en 2005.

“Si él está intentando desprestigiar a nuestro sistema insinuando que es lento y complejo, simplemente no es verdad”, dijo Kurland, quien vive en Vancouver. “La revocación es uno de los proceso más rápidos de nuestro sistema”.