Hospital pagará por abandonar enfermos en Skid Row

La Ciudad de Los Ángeles recibirá $200 mil dólares tras acuerdo con Hospital Beverly de Montebello por abandonar a un paciente en la calle sin consultar con familiares
Hospital pagará por abandonar enfermos en Skid Row
El "abandono ilegal de pacientes" en el centro de Los Ángeles fue practicado por varios hospitales. En la foto, un paciente abandonado es trasladado en ambulancia a un centro de cuidados médicos.
Foto: Archivo/AP / LAPD

Un hospital ha llegado a un acuerdo con la ciudad de Los Ángeles para pagar $200 mil por dejar a un paciente en el área de Skid Row sin hacer arreglos con la familia o un albergue, dijo el fiscal de la ciudad.

Mike Feuer prometió una ofensiva contra cualquier resurgimiento de “abandono ilegal de pacientes”, una práctica que afectó el sur de California por casi 10 años.

“Mi oficina luchará para proteger a todos los miembros de nuestra comunidad, especialmente a nuestros más vulnerables”, dijo Feuer al anunciar el acuerdo con el Hospital Beverly de Montebello. “El abandono ilegal de pacientes es inhumano e intolerable.”

La oficina de Feuer alegó el hospital no hizo una adecuada revisión de un adulto con condición médica de emergencia, que posteriormente dejó abandonado en forma inapropiada en Skid Row, dejándolo en un taxi sin llevar a cabo arreglos con la familia o un refugio.

El hospital ha estado cooperando con su oficina desde el inicio del litigio en diciembre, dijo Feuer, acordando la cifra de $200 mil en multas civiles y la adopción de cambios en su proceso de evaluación médica y psiquiátrica.

Un mensaje telefónico a los administradores del hospital por The Associated Press no fue respondido de inmediato.

El caso fue de menor envergadura en comparación con el casi epidémico “abandono ilegal de pacientes”, que azotó el sur de California hace casi una década.

En ese entonces la Policía de Los Ángeles recibía reportes sobre cientos de pacientes en las calles del centro, algunos todavía en batas de hospital.

Esta práctica ilegal ha constituido un fenómeno poco frecuente en los últimos años después que las autoridades reprimieron la práctica.

Pero los defensores de personas sin hogar dijeron que han comenzado a ver también un aumento en el sur de California.