Incendio en Pacoima deja a latinos sin trabajo

Al menos una decena de trabajadores hispanos se vieron afectados por un incendio que consumió un depósito de madera en el que laboraban en el Valle de San Fernando
Incendio en Pacoima deja a latinos sin trabajo
Sergio Marín (izq.), Everardo Mejía (der.) y Jacqueline García recorren los restos de la maderera destruida.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Como todos los días, Sergio Marín se dirigió a su trabajo en un depósito de madera en Pacoima. Pero se encontró con la sorpresa de que un incendio lo había destruido casi todo.

“Aun no nos han dicho nada de lo que va a pasar con nosotros”, dijo Marín, de Panorama City, quien tiene 12 años laborando en la pequeña empresa.

“Se destruyó todo, madera, máquinas. Para levantar todo va a tomar tiempo”, añadió.

Al igual que Marín, otros nueve trabajadores latinos que laboraban en S.B Lumber Yard se han visto afectados por el incendio que ocasionó grandes daños al depósito.

El incidente comenzó a las 8:00 de la noche del jueves, en el local ubicado detrás del Centro Comercial Plaza Pacoima.

De acuerdo con declaraciones dadas por el comandante en jefe del Departamento de Bomberos de Los Ángeles (LAFD), Mario Rueda, su equipo recibió una llamada para reportar un incendio en la cuadra 11100 de la Avenida Sutter en Pacoima.

“Las primera unidades que llegaron a la escena encontraron gran parte del depósito de madera envuelto en llamas, por lo que su prioridad fue la de asegurarse que los negocios junto a la tienda de madera no se quemaran”, dijo Rueda.

“Usaron chorros de agua de defensa en los edificios adyacentes para protegerlos contra el fuego”, añadió.

De acuerdo con Rueda, 106 efectivos del cuerpo de bomberos estuvieron presentes en el lugar para apagar el incendio, labor en la cual invirtieron unas dos horas. Las líneas de alta tensión que se extienden frente al negocio resultaron quemadas y cayeron en la cerca de metal, la cual se electrificó a su contacto.

“Fue algo muy peligroso para todos pero, Gracias a Dios, nadie resultó herido”, destacó Rueda, añadiendo que se trajeron máquinas especiales para mover los escombros después del incendio.

El LAFD aun se encuentra investigando las causa del siniestro.

Las llamas ocasionaron el cierre temporal de la estación más cercana de Metrolink, como medida de prevención.

El dueño del negocio no quiso dar a conocer su nombre y se mostró muy poco receptivo a hablar con La Opinión.

“No hay nada que decir. Usted observa a su alrededor y se entera de la historia completa”, dijo, visiblemente afectado por el hecho. “No puedo decirles mucho. Sé tanto como ustedes de esto”, añadió.

El local alberga otro negocio, H.B Redwood, que también se vio afectado por las llamas.

Dentro de los empleados latinos que quedaron cesantes por el incendio se encuentra Jacqueline García, una hispana que vive al frente del local y trabaja en el negocio de maderas desde hace cinco meses.

Esta operaria de la cortadora y madre de cuatro hijos, fue testigo del incidente y ahora es una de sus víctimas.

“Esto ya había pasado antes pero no así tan grande”, dijo, añadiendo que la empresa se dedicaba a elaborar cajas para los viveros.

También está su primo, Andrés Dones, a quien habían contratado hacia apenas un mes. “Antes yo era barbero pero no hacía tanto dinero”, dijo Dones, residente en Pacoima. El joven colocaba las cajas en los camiones.

Otro de los afectados es Everardo Mejías, quien había trabajado en el depósito en el pasado y apenas había regresado hace unas tres semanas, después de perder su trabajo en jardinería.

Ahora todos se preguntan qué pasará con ellos, ya que ni el propietario les ha podido dar respuestas a sus preguntas.