Unas Chivas que prometen

El Rebaño empata en el fortín de Santos y marca un inicio de torneo que ilusiona a todos sus seguidores
Unas Chivas que prometen
Rafael Márquez Lugo (der.) rompe el muro defensivo y escapa a la marcación de Juan Pablo Rodríguez, en el duelo de ayer en Torreón.
Foto: MEXSPORT

TORREÓN, México.— A pesar de que Santos Laguna le sacó el empate a un gol, Chivas Rayadas de Guadalajara tuvo un inicio de Torneo Clausura 2014 prometedor al mostrar otra cara respecto de torneos anteriores.

Omar Bravo tuvo una buena presentación en su regreso a su ex equipo al abrir el marcador apenas a los dos minutos de juego para darle la ventaja a su escuadra pero un autogol de Israel Castro en el minuto 50 le dio el empate al once lagunero.

El Guadalajara empezó con el pie derecho ya que le bastaron dos minutos para ponerse al frente en el marcador y ahuyentar de inmediato los fantasmas del torneo pasado.

Los rojiblancos sorprendieron a la zaga lagunera, y tras una serie de rebotes en el área, el balón terminó en los pies de Omar Bravo, quien no pudo tener un mejor regreso porque sacó un balazo que se incrustó en las redes del arco rival con el que adelantó a su equipo.

La anotación le dio tranquilidad al Guadalajara, que hizo un buen primer tiempo en la cancha del Estadio Corona, con un orden defensivo que no podía abrir Santos y con un ataque peligroso, sobre todo por la banda de Carlos Fierro, una pesadilla para los rivales.

Sin embargo, Chivas no conseguía aumentar la ventaja, y antes de terminar la primera mitad se llevó un tremendo susto, ya que Oribe Peralta apareció con un remate de cabeza que se estrelló en el poste, el rebote le quedó a “Chuletita”, quien remató, pero la figura de Toño Rodríguez se postró sobre la raya para convertirse en el héroe.

Para la segunda parte el Rebaño mantuvo su mística pero Santos elevó su juego y al minuto 50 concretó el empate, gracia a un autogol de Israel Castro, luego de un centro raso de Abella, que el mediocampista rojiblanco quiso desviar con una barrida y mandó el balón al fondo de su propio marco.

El Guadalajara reaccionó rápidamente y un minuto después puso a temblar la portería de Oswaldo Sánchez, con una fantástica volea de Bravo, la cual terminó impactándose en el poste.

El juego estaba abierto para ambos bandos, hasta que Santos se quedó con un hombre menos por la expulsión de Oswaldo Alanís, quien recibió su segunda tarjeta amarilla por cometerle falta a De Nigris. Con un jugador de más, parecía la mesa servida para que Chivas se fuera con todo por el triunfo, pero al final el juego terminó por descomponerse y terminó con un empate que es justo por lo visto en el c ampo.