Latinos aún no pueden comparar planes de salud en español

Aún con subsidio federal, para algunos latinos los seguros médicos seguirán inalcanzables y estas personas permanecerán sin cobertura
Latinos aún no pueden comparar planes de salud en español
Los latinos buscan asesoría en español, aunque hablen inglés.
Foto: La Opinión - / Archivo

En contraste a los que hablan inglés, los latinos que prefieren comunicarse en español aun no tienen la opción de ojear planes de seguro médico antes de abrir una cuenta en CuidadoDeSalud.gov porque la sección de la página donde los consumidores pueden comparar planes médicos antes de seleccionar un nombre de usuario y una contraseña todavía no existe en español.

Ya que a tantos latinos se les pasó el plazo para inscribirse en un plan médico que entrara en vigencia el 1 de enero, organizaciones comunitarias latinas han cambiado su enfoque hacia el 31 de marzo, cuando el periodo de inscripciones del 2014 cierra oficialmente.

Los consumidores que no tengan seguro para esta fecha serán multados. La gente aún podrá seguir inscribiéndose en Medi-Cal.

“La mayoría de nuestra comunidad se va a enfocar en el plazo del 31 de marzo, y ahí es que vamos a dar el empujón”, dijo Jane Delgado, presidente y directora de La Alianza Nacional para la Salud de los Hispanos, una organización con sede en Washington, DC.

“Estoy menos preocupada por inscribir a todos rápidamente que por inscribir a la gente en planes médicos que sean adecuados para sus necesidades. No tengo ninguna duda que la gente se va a inscribir. Sólo necesitan mejor información y navegadores en los que puedan confiar”, agregó Delgado.

Los latinos que viven en familias con parientes indocumentados tienen miedo que el inscribirse en un programa federal les traiga la atención del gobierno y hasta deportaciones. Otros se preocupan de fraude o de ser hackeados por Internet.

Con estas preocupaciones en cuenta, la clínica Ravenswood ha tomado medidas para ganarse la confianza de sus pacientes.

La clínica tiene ocho consejeros certificados para ayudar a sus clientes a determinar qué tipo de seguro necesitan y está dentro de su presupuesto.

“La mayoría de la gente que vemos son personas que necesitan ayuda al 100 por ciento. Estamos traduciendo y explicando todo, aun cuando las personas hablan inglés”, dijo la directora de Ravenswood, Luisa Buada. “En general, todo el mundo quiere a alguien que le dé una mano y lo guié durante todo el proceso.”

María García, de 51 años, es una de las aproximadamente 200 personas a quienes la clínica Ravenswood ha ayudado a ver si califican para planes médicos por medio de Covered California y a inscribirse.

Garcia, que es sostenida económicamente por el trabajo de fabricación de su esposo, acudió a Ravenswood porque tenía miedo de que la estafaran.

Los latinos somos bien desconfiados,” dijo Garcia. “Queríamos estar seguros que ésto no era un fraude”.

Garcia no habla inglés, y aunque tiene una computadora en casa, no la sabe usar.

“No he aprendido a usarla”, dijo. Ella depende de sus hijos para buscar información por Internet y después se la traducen.

Esta vez, la clínica la ayudó. Gracias a un subsidio del gobierno, García pagará $36 por mes por un seguro médico que la cubrirá a ella y a su esposo.

Después de intentar llamar a la línea de teléfono y de ir a las oficinas del condado, Elizabeth González acabó también en Ravenswood.

La clínica queda al cruzar la calle de la biblioteca donde González trabaja. Ahí, le dijeron rápidamente que calificaba para Medi-Cal. Este seguro pagará por la medicina para sus migrañas.

“Me puse contenta”, dijo.

Las citas con los consejeros de Ravenswood están completamente llenas hasta finales de enero.

Buada y los empleados de la clínica construyeron seis estaciones privadas, cada una con una mesa pequeña, una silla, una computadora Lenovo y una cortina blanca y negra. El propósito es ayudar a la gente que no tiene computadora o Internet en casa a inscribirse en la página de web del mercado de seguros médicos del estado.

“Tenemos mucha facilidad con teléfonos celulares y correo electrónico, pero para usar esa página, necesitas acceso a una computadora. Eso es un problema”, dijo Delgado.

Aún con subsidio federal, para algunos latinos los seguros médicos seguirán inalcanzables y estas personas permanecerán sin cobertura.

El ingreso medio de un hogar de East Palo Alto es de $50,000, comparado con el del condado de casi $90,000. (En promedio, en cada hogar en East Palo Alto viven cuatro personas, mientras tanto a nivel del condado viven sólo tres personas por casa.) Frecuentemente, las familias de bajos recursos usan un 75 a 80% de sus ingresos para pagar su vivienda.

“Hemos tenido mucha gente que llega interesada (en planes médicos),” dijo Buada. Pero cuando ven cuánto van a costar, “dicen, ‘No puedo pagar por esto,’ y se van”.