Mayoría de hispanos no están inscritos en Obamacare

Barreras lingüísticas, culturales y tecnológicas impiden las inscripciones de este grupo clave
Mayoría de hispanos no están inscritos en Obamacare
Aún existen fallas en el programa de salud.
Foto: La Opinión - Patricia A. González-Portillo

California.- En Silicon Valley, los ejecutivos e ingenieros que han construido los imperios tecnológicos de Apple, Google y Facebook ganan salarios altos y disfrutan de muchas prestaciones laborales, incluyendo beneficios de salud excepcionales.

Los clientes del Centro de Salud Familiar Ravenswood, una clínica en East Palo Alto a sólo dos millas de la enorme sede central de Facebook, viven en un Silicon Valley diferente.

Son los jardineros, las niñeras, los trabajadores de fábricas y los conserjes que mantienen las casas y las oficinas de Silicon Valley limpias, los céspedes bien arreglados, y a las familias bien atendidas.

Representan también un microcosmos de la población a la cual se supone que la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act o ACA, en inglés) debe ayudar.

Muchos ganan entre $5 y $15 por hora, no tienen o no usan computadoras y se sienten más cómodos hablando español que inglés.

El 65% de la población en East Palo Alto es latina, un grupo considerado crucial para el éxito de la nueva ley de salud. Muchos no tienen seguro médico y representan un riesgo financiero menor porque suelen ser más jóvenes y tienen mejor salud.

Sin embargo, California, donde se encuentra la población latina más grande del país, no ha tenido gran éxito en inscribir a los latinos en los nuevos mercados de seguros médicos. Y en el resto de la nación, la situación parece ser aún peor.

Por eso, los latinos que hablan principalmente español se han quedado fuera de la primera ronda de inscripciones para cobertura bajo el Obamacare.

A muchos se les pasó el plazo para inscribirse en planes que empezaron el 1 de enero. Las personas que quieran cobertura que entre en vigencia durante el 2014 tienen que inscribirse antes del 31 de marzo.

En parte, este retraso refleja una división digital y cultural. A muchos de los latinos que hablan principalmente español les da miedo compartir su información personal con extraños por Internet, según organizaciones comunitarias.

Este grupo tiende a tener un nivel de educación más bajo y menos acceso a la tecnología que personas que hablan bien inglés.

Cuando a Elizabeth González, de 31 años, le empezaron a dar migrañas, su doctor le recetó un medicamento que costaba $300. Por medio del condado de San Mateo, ella tenía seguro médico para adultos de pocos recursos, pero éste no cubría su medicina y ella no podía pagarla.

Creo entonces que no la necesito”, se acuerda haber pensado. Y fue entonces que empezó a preguntarse si la ley de salud podía ofrecerle un seguro mejor.

González, una asistente de biblioteca a medio tiempo, empezó a buscar recursos que la ayudaran a descifrar la nueva ley. Nació en Los Ángeles, pero creció en Morelia, México y prefirió que se la explicaran en español.

Covered California —el mercado de seguros médicos de California— tiene una página web en español desde el 1 de octubre. Ésto ha puesto al estado adelante del resto del país. Pero González no podía ingresar a la página fácilmente porque no tiene Internet en casa. Tampoco tiene un smartphone.

“Con mi presupuesto, no tengo acceso a eso”, dice González. “Tengo que limitarme a lo primordial”.

Se apoyó en la oficina de servicios humanos del condado, ubicada en el tercer piso del mismo edificio donde está la biblioteca donde ella trabaja.

Le dijeron que tenía que llenar una solicitud y esperar hasta un mes para que le dijeran si calificaba para Medi-Cal, el programa de seguro médico para la gente de bajos recursos en California. Se desanimó y empezó a hacer varias llamadas a la línea de ayuda de Covered California.

“Nadie contesta, probablemente porque no hay suficientes personas,” dijo González. “Necesitamos más información en comunidades pobres y lugares que te ayuden a llenar los formularios para estar seguro que lo estás haciendo bien. No hay (información) suficiente en español”.

Según los datos más recientes del estado, menos del 5% de las 110,000 inscripciones para seguros médicos realizadas en California en octubre y noviembre se hicieron en español.

A nivel estatal, hacen falta operadores que hablen español en los centros de llamadas de Covered California y también navegadores que puedan ayudar a la gente a inscribirse en persona.

En la página web de Covered California en español, la sección para pedir información sobre cómo inscribirse te lleva a una página en inglés.

En otras partes del país, los hispanohablantes tienen menos opciones.

En los 36 estados que dependen del mercado de seguros federal, como Texas y Florida, los latinos no podían inscribirse en español por Internet hasta hace poco. Cuidadodesalud.gov — la versión en español del mercado federal — no estuvo lista completamente hasta el 6 de diciembre, más de dos meses después del lanzamiento de la versión en inglés, HealthCare.gov, el 1 de octubre.

Funcionarios del gobierno decidieron demorar la inscripción en español en CuidadoDeSalud.gov mientras arreglaban la gran cantidad de fallos técnicos que estaban plagando a HealthCare.gov. Incluso ahora, la página en español está llena de errores gramaticales.

Los funcionarios notaron que hay centros de llamadas bilingües, pero a nivel federal éstos recibieron sólo 180,000 llamadas en español: el equivalente del 3.5% de todas las llamadas hechas hasta el 10 de diciembre.