Vivir mejor es una buena resolución para 2014

Para estar sano, a veces no es necesario seguir una dieta
Vivir mejor es una buena resolución para 2014
Para quemar grasa no hay de otra más que hacer ejercicio.
Foto: Agencia Reforma

Cada inicio de año aparece el mismo propósito: bajar de peso, con lo que reaparece un sentimiento de decepción y frustración porque, una vez más, la meta anterior no fue cumplida.

¿Cuándo será el día en que ese objetivo deje de estar en la lista? Probablemente cuando la prioridad sea el tener hábitos más saludables y no la de hacer esa dieta de moda que nos hará perder muchos kilos en el menor tiempo posible.

Esta fórmula parece sencilla, pero para lograrlo hay que realizar una serie de acciones y seguir un método.

Patricia Rodríguez Calderón, responsable de la Clínica de Nutrición y Orientación Alimentaria de la Facultad de Salud Pública y Nutrición de la UANL, y Debby Braun, asesora del servicio de alimentación del Comité Olímpico Mexicano, dan sus recomendaciones para, ahora sí, cumplir con éxito este objetivo en el 2014.

Lo primero que se tiene que hacer es un análisis de dónde, a qué horas y qué come; así como una evaluación de su estilo de vida para saber si hace ejercicio, si consume bebidas alcohólicas, si fuma, el grado de estrés que tiene y el tiempo que tiene para cocinar.

Al hacer esto hay que ser que ser muy honestos, sólo así se sabe qué áreas hay por mejorar.

Es muy importante tener un menú semanal establecido. Esto ayudará a comprar lo necesario, gastar menos, utilizar mejor los alimentos, y tener una dieta más balanceada.

Tiene todo un año para lograr su meta y bajar de peso de forma eficiente y saludable. En adultos la pérdida de peso promedio recomendada es de un kilo por semana. Si deja de comer 500 calorías o gasta 500 calorías al día puede lograrlo. Lo único que obtendrá con dietas o pastillas milagrosas que se prometen bajar grandes cantidades en poco tiempo es recuperar el peso fácilmente, lo que se conoce como “rebote” y que afecta el metabolismo.

“Ya no voy a comer pan ni tortilla”, “Voy a comer y a cenar alcachofas”, “Sólo comeré proteínas”, “adiós a los carbohidratos”… Si le suenan conocidos estos planes de dieta ni los considere. Las dietas de choque lo único que hacen es promover la pérdida de agua en el cuerpo, pero no ayudan a formar buenos y nutritivos hábitos alimenticios.

Hay que incluir de forma balanceada todos los grupos de alimentos en los platillos: verduras, frutas, leguminosas, alimentos de origen animal y cereales.

Por ser ricas en fibra, son de gran beneficio para comer sanamente y no volver a tener hambre muy rápido. Incluya al menos cinco porciones al día, pero no utilice siempre las mismas.

Para quemar grasa no hay de otra más que hacer ejercicio. Quien tenga que bajar de peso debe tener a la par un programa aeróbico. No importa la rapidez, sino que el ejercicio sea continuo.

En otros años no la tenía: ahora tiene a la tecnología como una importante herramienta para tener una vida más saludable. Hay aplicaciones muy serias que sirven para orientarle sobre qué y qué no comer o para llevar un control de lo que se come.

También hay aplicaciones que ayudan a mantenerse ejercitado y motivado, así como blogs y páginas que dan tips, recomendaciones y hasta recetas para mantener un estilo de vida saludable.