México arranca 2014 con ráfaga de asesinatos brutales

Entre los enfrentamientos de cárteles, autodefensas y disputas por la venta de drogas, la violencia que azotó a México en el 2013 no da señales de disminuir en el nuevo año

México arranca 2014 con ráfaga de asesinatos brutales
Un grupo de militares vigila hoy, lunes 6 de enero de 2014, la zona donde grupos armados colocaron un autobús en una carretera de Michoacan para dificultar acciones de seguridad militar y de la policía federal. Un convoy militar fue atacado este domingo en el municipio de Apatzingán donde dos soldados murieron.
Foto: EFE

MÉXICO.- Con más de 60 asesinatos documentados en México durante los primeros días del año, este país mantiene un ritmo constante de violencia que impacta diariamente en la calidad de vida y la percepción de inseguridad de la ciudadanía que 2013 escuchó de al menos 10,095 casos en recuentos extraoficiales.

La prensa local dio fe de casos espeluznantes de hombres y mujeres abandonados en la calle con el tiro de gracia, destrozados por metralletas frente a familiares, descabezados, calcinados, emboscados e intimidados en escenarios similares a estados de guerra.

Hoy lunes, tres reos murieron en aparentes rencillas de internos en un penal de Acapulco en el estado de Guerrero mientras en Michoacán permanecía afectado por enfrentamientos entre el cártel de los Caballeros Templarios y grupos de Autodefensas.

Ahí el transporte se convirtió en un arma de presión para bloquear e incomunicar municipios. La popular línea de autobuses Parhikuni cerró oficinas en la Tierra Caliente luego de que presuntos sicarios prendieron fuego a un par de unidades y emboscaron a un convoy del ejército. Dos soldados murieron.

Horas antes, los cuerpos de cuatro hombres atados de manos al pecho y con el tiro de gracia fueron encontrados en un terreno baldío del municipio de Chalco, aledaño al Distrito Federal, una región de disputa por el control del narcomenudeo que cada día cerca al mercado más grande de Latinoamérica para el consumo de drogas.

Con 20 millones de habitantes, el Distrito Federal y la región conurbana es botín de la delincuencia organizada que disputa palmo a palmo en la venta de estupefacientes.

No obstante, el fronterizo estado de Chihuahua aún mantiene las cifras más altas de asesinatos. El fin de semana un hombre fue asesinado frente a su mujer en un presunto ajuste de cuentas que se suma a muchos otros de la entidad que en 2013 sumaron 1794.

Sinaloa cerró el año con 1015 ejecuciones para colocarse en el segundo lugar nacional seguido por Guerrero con 961 y Jalisco con 913, aunque las cifras de ejecuciones con respecto al año anterior descendieron un 19%.