México busca que más sitios se consideren patrimonio mundial

México ocupa actualmente el sexto lugar mundial por el número de sitios reconocidos como Patrimonio Cultural de la Humanidad, pero en el 2014 espera que se agreguen dos sitios más a la lista de monumentos que se destaquen por su importancia cultural

México busca que más sitios se consideren patrimonio mundial
Reserva de la Biosfera de Calakmul
Foto: Instituto Nacional de Antropología e Historia

MÉXICO.- El milenario asentamiento maya y Reserva de la Biósfera de Calakmul (Campeche, sureste), y los plantíos de maguey del Acueducto del Padre Tembleque (centro) buscarán desde este 2014 unirse la larga lista de monumentos declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Con 36 declaraciones, México ocupa actualmente el sexto lugar mundial – después de Italia, España, China, Alemania y Francia – por el número de sitios reconocidos en la Organización de las Naciones Unidas que impulsa la preservación de sitios destacados por su importancia natural o cultural.

Las autoridades mexicanas consideran que tanto Calakmul como los magueyales de la zona limítrofe entre el Estado de México e Hidalgo reúnen las características para ser catalogados en el mismo nivel de Monte Albán o los centros históricos de Oaxaca y Zacatecas o el paisaje agavero de Tequila, Jalisco, que ya están en la lista.

“El entorno natural existente Calakmul se ha preservado desde la época prehispánica y es de un valor irrepetible porque fue con el que convivieron los mayas”, observó recientemente Pedro Sánchez, el arqueólogo promotor del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

En esta región ubicada en las tierras bajas de la Península de Yucatán se encuentran 48 monumentos prehispánicos incluidos en la propuesta de declaratoria a la UNESCO, entre edificios ceremoniales, canchas de juego de pelota y templos piramidales donde se ha encontrado cerámica que data de mediados del primer milenio antes de cristo.

Los magueyales ubicados en los Acueductos del Padre Tembleque aunque con antecedentes arquitectónicos más recientes (1543), son comparados con el imponente Pont de Gard, sobre el río Gard (Francia) con el plus de la cultura regional ligada a la planta con la que se fabrican textiles y aguamiel, además de una veintena de ex haciendas que impulsaron la bebida tradicional llamada pulque.