3 pasos hacia una alfombra saludable

Antes de alfombrar una habitación, debes pensar en el trabajo que te tomará mantenerla limpia y la responsabilidad que implica.

Las alfombras son uno de los accesorios más lindos y confortables que puedes tener en casa, pero son realmente difíciles de limpiar, ya que por más que te empeñes, siempre pueden quedar restos de polvo y microbios en sus fibras. Cuida la salud de tus hijos manteniendo los ambientes con alfombras saludables.

Aspírala a menudo

Cuando la alfombra es nueva y está recientemente colocada, los expertos recomiendan pasarle laaspiradora tres veces al día durante el primer mes para acabar con la contaminación inicial. Quizás te parezca una barbaridad, ya que con el ritmo de vida actual, el trabajo y los horarios de tus hijos crees que no podrás hacerlo. No te preocupes, sólo trata de hacerlo aunque sea una vez por día.

Pasado el primer mes, la mejor manera de mantener tus alfombras limpias es aspirándolas dos o tres veces por semana. Con esto lograrás deshacerte de los ácaros del polvo, responsables de reacciones alérgicas y de la suciedad.

Educa a tus hijos

Los niños de la casa deben estar entrenados para el cuidado de la alfombra, es decir, deben saber que no se puede comer ni beber en espacios alfombrados, ya que si derraman algo de bebida o alimento van a pasar dos cosas: primero se van a manchar y segundo puede acarrear la aparición de microbios o bacterias peligrosas para la salud. Un consejo adicional: vacunar a tus hijos siempre es beneficioso en cuanto a prevención de enfermedades.

Por otro lado, nunca se debe entrar al cuarto alfombrado con el calzado sucio. En realidad, en las suelas de los zapatos, tú y tus pequeños pueden tener restos de heces de animales y de otros desperdicios orgánicos o químicos. Si los acostumbras a dejar el calzado que usaron en la calle fuera de la habitación, estarás evitando males mayores, porque recuerda que una alfombra no es tan fácil de limpiar como un piso de cerámicos.

Ventila las habitaciones

ventilar la casa es la mejor medida para renovar el aire; esto hace que los contaminantes salgan y no queden sobre la alfombra. Para hacerlo abre las ventanas todos los días durante media hora . También puedes usar un ventilador para mejorar la circulación del aire.

Con estos consejos de la ONG Healthy Child lograrás cuidar la salud de tus pequeños y mantener tus alfombras libres de agentes que pueden dañar la salud de tus seres queridos. Ten en cuenta también que antes de alfombrar una habitación, debes pensar en el trabajo que te tomará mantenerla limpia y la responsabilidad que implica.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Detail, Persian Carpet por A.Davey , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/adavey/4737097186/