5 terapias alternativas contra el dolor de espalda

Ese dolor de espalda que te aqueja desde hace tiempo no es sino el síntoma de la dolencia más común en nuestros días, en los que trabajo en grandes oficinas o desde casa son un común denominador en la vida de millones de mujeres.

Las terapias alternativas pueden resultarte muy útiles para enfrentar esa dolencia, además de los clásicos tratamientos que van desde la aplicación de suaves descargas de electricidad y compresas calientes, hasta los fármacos y la cirugía.



El Colegio Americano de Médicos y la Asociación Americana del dolor, afirman que las terapias alternativas son un recurso al que podemos recurrir para calmar este mal, siempre en consulta con tu médico de cabecera . Aquí te ofrecemos algunas de estas terapias:



Yoga: La disciplina de meditación hindú es famosa por su efectividad para aliviar el dolor y lograr mayor flexibilidad. “El yoga ofrece una combinación de ejercicio físico con concentración mental, y a los pacientes se les enseña una buena postura, conciencia de sí mismo, auto-cuidado y relax”, señalan los expertos .



Manipulación espinal: Esta reconocida técnica llamada quiropráctica consiste en ajustar manualmente la columna vertebral, una práctica que debe ser realizada solo por profesionales certificados y jamás para pacientes con enfermedades que afectan a los huesos como la osteoporosis o artritis. Según los estudios, este tratamiento se ha mostrado superior a otras terapias alternativas para el dolor de espalda, pero no mejor que los tratamientos convencionales.



Acupuntura: La milenaria técnica china se ha convertido prácticamente en un patrimonio de la humanidad. La inserción de finas agujas en el cuerpo ayuda a aliviar el dolor lumbar, sin embargo, sus resultados aún no están claros, pues no se ha definido por qué y cuánto ayuda a aliviar el dolor, por lo que se le considera un tratamiento experimental. Recuerda siempre seguir estos tratamientos con profesionales.



Terapia conductual: La mala postura no solo es resultado de hábitos erróneos en el quehacer diario, a veces existe una carga psicológica que contribuye a incrementar el dolor. Mediante las sesiones con un terapeuta, podemos aprender a manejar el dolor con nuestra mente al detener los pensamientos negativos y evocar los positivos, muy útil para los pacientes con dolor de espalda crónico.



Los masajes: Para la relajación de los músculos o liberar la tensión estructural. Los masajes han mostrado ser un gran paliativo para mitigar esta dolencia y devolver la capacidad de realizar las tareas diarias. Estudios realizados han mostrado que diez sesiones de masajes tienen un efecto más rápido que la atención habitual.