5 trucos para eliminar manchas de tus manteles

Seguramente colocarás tu mejor mantel en la mesa de Navidad. Asegúrate de saber cómo limpiarlo si sufriera alguna mancha.
5 trucos para eliminar manchas de tus manteles
Conserva impecables tus manteles, sin manchas, con estos remedios sencillos y caseros.
Foto: Shutterstock

El lavado de la mantelería puede ser una verdadera pesadilla, ya que son las prendas de blanco las más expuestas a todo tipo de manchas. Sólo con lavarlas con jabón a veces no alcanza y, si se trata de prendas antiguas o de buena calidad, el uso de productos químicos puede resultar nefasto.

En estos días de fiesta donde tus mejores manteles engalanarán tu mesa, estos consejos y soluciones caseras para quitar las manchas más frecuentes y difíciles pueden serte de mucha utilidad. Lo más importante es actuar rápidamente.

¡Feliz Navidad!

Vino tinto

Ni bien se derrame, coloca sal y una vez que retires el mantel de la mesa introduce la parte manchada en agua hirviendo; deja actuar por un rato. Si notas que la mancha aún persiste, blanquea usando jugo de limón . Otra opción: rocía la mancha con vino blanco, deja actuar y luego sumerge en agua hirviendo, o puedes usar limón para terminar de aclarar.

Chocolate

La manera más simple de eliminar las machas de chocolate es colgar el mantel en una soga y derramar abundante agua hirviendo sobre la zona. Si persiste, combina una yema de huevo con glicerina, cubre la mancha con la mezcla y deja actuar por media hora. Finalmente, frota y enjuaga con agua caliente.

Cera

Pon un papel absorbente sobre la mancha y pasa la plancha caliente. El calor hará que la cera se derrita y se adhiera al papel. Al tratarse de una sustancia grasosa, completa el proceso frotando la zona con un poco de jabón de lavaplatos.

Manteles amarillentos

Con el paso del tiempo, los manteles suelen tomar un color amarillento. Para que vuelvan a lucir blancos y brillantes mezcla en un recipiente tres cucharadas de bicarbonato en un litro de agua, sumerge el mantel en la mezcla y deja actuar durante una hora. Culmina con el proceso de lavado que estás habituada a realizar y procura colgarlo al sol.

Grasa

La grasa es uno de los elementos qué más se adhieren a la fibra, así que inmediatamente coloca un poco de fécula de maíz o talco y deja actuar. Luego, frota por un rato y retira el polvo con un trapo humedecido o con abundante agua.

Curiosamente, está químicamente comprobado que la grasa se quita con otra sustancia grasosa , como explica el blog Anaquitamanchas , ya que la segunda ablanda a la primera y permite retirarla con mayor facilidad.

En este caso, el jabón de lavaplatos es un excelente aliado: colócalo tibio o caliente sobre la parte manchada y luego enjuaga con abundante agua. En ambos casos, cuando introduzcas el mantel a la lavadora agrega un poco de soda y verás que no quedará ni un vestigio de grasa.