7 tips para comunicarte con tu hijo adolescente

Uno de los grandes problemas en la familia es la comunicación con los adolescentes. Te brindamos algunos consejos para lograrlo.

Más allá de la personalidad que cada uno pueda tener, los años de juventud representan un amplio desafío para los padres. Al ingresar a esta etapa, el hijo adolescente comienza a distinguir mayor número de posibilidades a elegir, lo cual, unido a la nueva necesidad de “ser mayor pronto”, suele generar conflictos con todo adulto que parezca limitar su derecho de independencia.

Si bien cada caso varía dependiendo de la forma de ser de los padres e hijos involucrados, en la etapa de juventud los hijos ejercen presión para lograr mayor libertad e independencia al momento de tomar decisiones.

Los padres han de reconocer que es necesario comenzar a darle al hijo adolescente mayor número de instancias para decidir, dejando claro que deberá asumir las consecuencias de las decisiones que tome, y según lo responsable que sea el joven , fijar límites a esta opción.

No hay reglas fijas para asegurar una adolescencia agradable, cada persona es única y necesita distintos consejos. Para facilitar una comunicación padres-hijo de calidad, compartimos contigo algunos consejos específicos para mejorar la confianza, apertura y disposición de tu hijo para comunicarse contigo.

  • Dale su espacio . Como seres adultos, podemos comprender la necesidad de privacidad en diversos aspectos de nuestra vida. El adolescente comienza a dar importancia a su privacidad, así que ¡respeta su espacio! Acostúmbrate siempre a tocar la puerta antes de entrar en su habitación.
  • Escucha más y habla menos . Una actitud de escucha exclusiva (sin hacer otra actividad, sin interrumpir) genera una gran apertura para expresar lo que se tenga dentro.
  • Habla bien . En una conversación evita todo sarcasmo, crítica o gritos. No asumas que lees su mente, deja que se exprese para que sepas qué siente o piensa. Usa frases con “yo” más que con “tú”. Por ejemplo, en vez de decirle: “Eres muy desconsiderado, tú nunca me dices dónde vas”, decir: “Si yo no sé dónde estás, me preocupo por ti”. Respeta sus opiniones, eso significa explicar por qué no estás de acuerdo con él, pero sin criticar o ridiculizar su postura.
  • Enfatiza diversión y buenos sentimientos . Crea situaciones para reír junto a tu hijo adolescente, ver comedias, comentar momentos agradables familiares o foráneos. Comparte momentos de ternura y generosidad, puede ser compartiendo con mascotas , con bebés o niños más pequeños, en la naturaleza, ayudando a otros.
  • Mantente al día de sus intereses . Conoce bien sus gustos y lo que disfruta en música, cine, deportes u otros hobbies. Genera instancias para ver junto a tu hijo su programa de TV favorito o escuchar un audio de interés.
  • Agenda tiempo para estar juntos . Tanto tú como madre/padre y tus hijos tienen variadas actividades que realizar cada día, es importante crear instancias diarias para conversar y escuchar a tus hijos. Puede ser durante el desayuno o la cena; también puedes ofrecerte a llevarlos o recogerlos en distintas actividades y aprovechar para conversar.
  • Sé una madre amorosa . Este punto es muy importante. Demuestra constantemente tu amor con palabras y hechos. Celebra sus logros, incluyendo esfuerzos “paso a paso” de cada día. Perdona sus errores y demuestra interés en el proceso para resolver un problema. Dile muchos “te quiero”, comparte gestos físicos que le sean cómodos (abrazos, besos) y reconozca como cariñosos, agradables. Toda dificultad con tu hijo adolescente enfócala primero con reforzar su autoestima y necesidad de sentirse amado, y trabaja siempre a partir de allí.