8 tips para discutir sin pelear

Para lograr una relación exitosa, es importante aceptar y tolerar las experiencias emocionales, tanto las del otro como las propias.

En ocasiones, querer obtener algo de tu pareja sin llegar a la pelea parece imposible. Si a menudo mantienes una conversación llena de gritos y discusiones, es hora de que te detengas a observar qué está sucediendo en esta relación y busques ayuda para resolverlo.

Muchas veces, nuestras discusiones de pareja ponen en evidencia patrones de conducta que hemos tenido con nuestros vínculos primarios y con relaciones anteriores. Una vez que se automatizan, estos patrones se vuelven cotidianos. Para lograr una relación exitosa, es importante aceptar y tolerar las experiencias emocionales, tanto las del otro como las propias.

8 técnicas de asertividad para obtener lo que deseamos del otro

1) Identifica tus objetivos personales y emplea comportamientos que maximicen las posibilidades de alcanzarlos. Para ello, utiliza oraciones en primera persona al comunicar necesidades y deseos. Por ejemplo: “me gustaría” o “quisiera” en vez de “tendrías”.

2) Expresa en términos concretos tus deseos y necesidades. Por ejemplo: “Me encantaría que pasáramos más tiempo juntos en la semana” en lugar de “no me gusta que seas tan egoísta”. Para mejorar la comunicación , evita la palabra “no” y reemplázala siempre por una oración asertiva.

3) Destaca los resultados positivos que dicho cambio traerían para el vínculo. Por ejemplo: “estar más tiempo contigo me hace sentir contenta”.

4) Para las conductas problemáticas, emplea oraciones en primera persona en referencia al comportamiento de tu pareja. Por ejemplo: “me siento ofendida por tu actitud”.

5) Identifica el problema en forma concreta en vez de realizar enunciados globales. Por ejemplo: “me fastidia que llegues tarde y no me avises antes”, en lugar de “eres un desconsiderado”.

6) Expresa las consecuencias negativas que tiene dicha conducta y que repercuten en la relación. Por ejemplo: “pensé que te había sucedido algo malo” o  “si no me avisas, pienso que no te importa nuestra relación”.

7) Sé clara con tus deseos y necesidades . Siguiendo el ejemplo anterior, puedes decir: “Desearía que me llames cuando se te hace tarde. Esto significa para mí que te interesa si me preocupo. Si lo haces, aunque llegues tarde, voy a estar de buen humor”.

8) Mantén una actitud abierta, ya sea para negociar una solución que sea conveniente para ambos como para aceptar una sugerencia de solución alternativa.

¿Cómo hacer para no gritar y conseguir lo que quieres? Si quieres saber qué tipo de conductas adoptar, en el blog de la psicóloga Ana Belén Amil , encontrarás una serie de técnicas muy prácticas para lograr una comunicación asertiva y eficaz.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Sólo somos sombras por Eleazar , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/imagineitall/8229862316/