Amigos de verano: Ayuda a que tu hijo se despida sin tristeza

El verano es una oportunidad para tus hijos de divertirse, descansar y encontrar el valor de la amistad.

Llega el final del verano y tenemos que despedirnos del lugar de vacaciones, de las noches al fresco en la calle, del bañador y de los nuevos amigos que hicimos. Para casi todo el mundo, la vuelta a la rutina es un momento traumático, especialmente para los niños. Ellos han hecho grandes amigos. Su manera de relacionarse es más intensa, auténtica y sin reservas que la de los adultos, y el momento de la despedida puede ser doloroso para ellos. Ayuda a tu hijo a pasar este trance de una forma alegre.

Bienvenido el verano

Los amigos de verano de los niños son muy importantes, los recordarán siempre con mucho cariño. ¿Verdad que aún te acuerdas de los amigos con los que compartiste algún verano especial en tu infancia? Incluso, es posible, que sigas manteniendo contacto con alguno de ellos. El verano es un buen momento para forjar amistades profundas y duraderas . A ello ayuda el compartir experiencias gratas y la gran cantidad de tiempo libre que se tiene para disfrutar con los amigos.

Si todos los veranos pasas las vacaciones en el mismo lugar, la despedida no será tan dura ya que cada verano se volverán a reencontrar. Pero si este año has decidido disfrutar de las vacaciones en un lugar distinto, es posible que tu hijo necesite tu colaboración para que esas relaciones se mantengan en el tiempo si ellos lo desean. Quizás descubras que los padres de los amigos de tu hijo son agradables y te apetezca compartir cenas o actividades con ellos.

Una buena idea para que tu hijo recuerde a sus amigos es ayudarle a hacer un álbum de fotos del verano . También puedes animarles a pasar una tarde dibujando. Cada niño puede hacer un dibujo dedicado a cada uno de sus nuevos amigos, que éstos se llevarán a su casa. El tema puede ser sus escenas favoritas vividas durante el verano que han pasado juntos. Después, de vuelta en casa, puedes ayudar a tu hijo a montar una galería de arte en su habitación con los dibujos que le regalaron sus amigos de verano.

También pueden pasar un día haciendo manualidades . Que cada uno fabrique un regalo para su amigo más especial. Como un collar de macarrones pintado, un frasco de cristal con sal pintada de distintos colores, un móvil con animales o flores de colores para colgar en su habitación, un mosaico, etc.

Por último, dile que pida el mail y su dirección postal a sus amigos para que tengan contacto durante el año y se mantenga viva esta nueva amistad. Por ejemplo, enviándose un mail por sus cumpleaños o para contarse hechos importantes que les sucedan durante el año o, incluso, enviando un regalo en Navidad . Con estas ideas seguro que logras que tu hijo esté feliz y se despida con cariño de sus amigos de verano. ¡Y recuérdale que en casa le esperan sus amigos de siempre !