Bebidas que calman la sed sin sumar calorías

Especialmente cuando empieza a apretar el calor, nuestro organismo reclama una mayor cantidad de líquidos. Si lo que quieres es obtener un nivel óptimo de hidratación sin consumir calorías de más, presta atención a lo que bebes o sigue algunas de las sugerencias que te proponemos para preparar bebidas caseras.

Descubre qué líquidos aportan más calorías

Los refrescos edulcorados con azúcar, junto al alcohol , son dos ejemplos de bebidas de gran contenido calórico. En concreto, una lata de cola aporta unas 143 kilocalorías ya que es rica en azúcares, pero carece de valor nutricional. Por eso, si se consumen sodas, mejor tomarlas light para que la ingesta de calorías sea menor. Otra opción es sustituirlas por otro refresco carbonatado pero más ligero como la gaseosa (54 kilocalorías por botellín).

Los jugos envasados son otro caso que merece tener en cuenta. Aunque constituyen una buena fuente de vitaminas, la mayoría contiene una alta dosis de hidratos de carbono en forma de azúcares que son agregados para compensar la pérdida del azúcar natural de la fruta y para mejorar su sabor. Un vaso de aproximadamente 7 onzas suma 100 kilocalorías.

Todavía más calorías que el anterior suman los batidos de cacao, alrededor de 168 kilocalorías por un vaso de la misma medida. Y es que a pesar de su sabor a chocolate, los principales ingredientes de estas bebidas suelen ser la leche y el azúcar.

Recetas naturales para aplacar la sed

Los zumos naturales, las infusiones y, por supuesto, el agua constituyen la alternativa más sana y menos calórica para calmar la sed. Toma nota de estos deliciosos preparados:

  • “Mojito” de hierbabuena sin alcohol: bate dos limones enteros sin piel con dos ramitas de hierbabuena fresca, combínalo con 4 tazas de agua fría y endúlzalo con extracto de stevia .
  • Granizado de manzana y lima: licúa dos manzanas troceadas con el jugo de una lima, añade hielo picado y endulza al gusto.
  • En cuestión de tisanas, tanto la infusión de hibisco como la de saúco ayudan a guardar la línea y te refrescan.

Agua, fuente de hidratación por excelencia

Si lo que deseas es calmar la sed o acompañar tus menús añadiendo cero calorías, lo ideal es beber agua. Pero, ¿cómo puedes sacarle el máximo partido?

En los meses de verano, conviene tomar agua de baja mineralización. Al ser más ligera, facilita el proceso de absorción. Del mismo modo, se debe tomar a la temperatura adecuada. El agua se halla en su punto óptimo de hidratación cuando se ingiere a una temperatura media. Para conseguirlo, basta con mezclar agua recién sacada de la nevera con otra a temperatura ambiente.