Claves para evitar las uñas quebradizas

Si estás sana como una rosa y tus uñas se quiebran, pon atención a lo que viene a continuación.

Las uñas frágiles pueden deberse a dos grupos de causas. Por un lado, las llamadas locales, que no son más que agentes nocivos externos a nuestro organismo, como los detergentes, una manicura inadecuada, golpes, etc.

Por otro lado, encontramos las causas sistémicas, que responden a enfermedades, sobre todo anemias, falta de vitaminas o alteración de las hormonas, por ejemplo. Así pues, lo primero que debes hacer es descartar cualquiera de estas afecciones con un chequeo médico. Si, no obstante, estás sana como una rosa y las uñas siguen quebrándose, pon atención a lo que viene a continuación:

1. ¡A la buena manicura!

Una de las causas más frecuentes de las uñas quebradizas es una manicura inadecuada. Antes de proceder a cortar y limar las uñas, debes ponerlas a remojo durante unos 5-10 minutos para que ablanden e hidraten, y tras esto, aplicar crema hidratante. Límalas en una sola dirección y dales forma cuadrada, pues de esta forma se romperán menos. Emplea productos de calidad, tanto quitaesmaltes como pintaúñas.

2. Mima tus manos

No se trata de que dejes de hacer cualquier actividad para que no se te rompan las uñas; tan sólo será necesario que pongas en práctica algunas precauciones. Emplea detergentes lo menos agresivos posible (los hay en el mercado con agentes hidratantes). Para las tareas de limpieza de la casa, ponte guantes, y ¡ni se te ocurra abrir envases con las uñas! No descascarilles el esmalte, pues el estropicio es doble, como nos cuenta la Cosmetóloga Isabel Benavides .

3. ¡Al ataque!

Si a pesar de tratar a tus uñas como si fueran tus propias hijas, siguen rompiéndose a la mínima, es hora de que hagas algo más por ellas. Existen en el mercado una serie de productos para fortalecerlas, como los tratamientos creceúñas, o los sticks fortalecedores. No obstante, no hace falta que gastes demasiado dinero en ello, pues existen remedios naturales y caseros que tienen resultados similares: aplica ajo molido en las uñas, masajea todo el contorno y déjalo actuar unos 30 minutos.

Remoja las uñas en aceite de oliva durante 20 minutos antes de irte a dormir. Haz lo mismo pero con una mezcla de zumo de naranja y azúcar, límpialas con un algodón y aplica con otro aceite de almendras. Y no olvides en tus cuidados además de las uñas de las manos , las de los pies , sobre todo ahora con el verano encima.

Fuente imagen: Eyeko – Nude Polish por Lelê Breveglieri , disponible bajo Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/leleuzis/4895030363/