Claves para irte a vivir sola

El momento de abandonar la casa paterna plantea muchos desafíos. Y si bien irte a vivir a un lugar propio puede parecer un sueño hecho realidad, lo cierto es que alcanzar la independencia no es tan sencillo como parece. Lo primero que debes hacer es calcular un presupuesto. Otra cosa importante es tener expectativas realistas respecto a la experiencia. ¿Cuáles son las claves para que este salto resulte un éxito? ¿Qué dificultades se deben sortear?

/

Gastos únicos y gastos fijos

Planificar la mudanza es solamente el comienzo. Si quieres sostener en el tiempo la decisión de vivir sola , es fundamental que tengas en cuenta cuánto dinero hace falta para ello. ¿Cuentas con un ingreso fijo que te permite costear todos tus gastos, así como los de la casa? También es bueno tener en cuenta si eventualmente estarías dispuesta a recibir, de ser necesario, ayuda de tu familia (siempre y cuando ellos la puedan brindar).

Cuando armes tu presupuesto , el bloguero Jeff Thelen sugiere distinguir entre gastos de única vez (como la contratación de una empresa de mudanzas, las compras de muebles o de electrodomésticos) y los gastos fijos, como el alquiler, las cuentas, la comida o los viáticos. También hay que considerar gastos ocasionales, como la ropa o las salidas. De estos es donde resulta más sencillo recortar, aunque tal vez hasta que asientes tu estilo de vida, se modifique un poco.

¿Estás lista para dar este paso?

Más allá del dinero, una cuestión que debes considerar es el aspecto emocional que implica vivir sola. Por un lado, es verdad que contarás con total independencia, libertad de horarios, posibilidad de invitar a tus amistades cuando quieras, etc. Por otro lado, no todas estamos preparadas para pasar tantas horas en soledad, y es posible que a ratos eches de menos el hogar paterno. Nadie estará esperándote con la comida lista cuando llegues, nadie te preguntará por tu día.

Una manera posible de averiguar si estás preparada para irte a vivir sola es tomarte unas vacaciones por tu cuenta. Si disfrutas del tiempo en soledad y puedes relajarte leyendo un libro, viendo una película o cenando sin hablar con nadie, seguramente lo pases bien viviendo sola. De lo contrario, si añoras la compañía, una alternativa para independizarte de tu familia es considerar mudarte con una o más amigas. Esto también puede ser una experiencia única, de gran crecimiento.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Move In Day 2012 por Nazareth College , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/nazareth_college/7851959700/