Claves para una vida sexual plena y responsable

Si tienes relaciones sexuales placenteras con cierta frecuencia, liberas más endorfinas, serotonina y dopamina.

¿Cómo vives tu sexualidad? ¿Vives una sexualidad plena? ¿Tienes dificultades para tener una sexualidad satisfactoria? A continuación conocerás los beneficios de tener una sexualidad satisfactoria.

Sigue estos consejos para tener una vida sexual plena y responsable:

Usa protección siempre aun cuando tengas una pareja estable

Es primordial que consideres que tener sexo conlleva una gran responsablidad. Por ese motivo, debes tomar medidas precautorias como el uso del preservativo para prevenir el contagio de enfermedades venéreas, o de otros métodos anticonceptivos para evitar un embarazo no deseado. Acude con tu ginecólogo para que te indique el mejor método en tu caso y para que te realice estudios periódicamente.

Conócete sexualmente

Es importante que te conozcas bien sexualmente; para ello la masturbación es una buena forma de hacerlo: mírate al espejo, acaríciate, conoce qué te gusta y qué no te gusta. Identifica tus zonas erógenas,  es decir, aquellos lugares en tu cuerpo que te brindan sensaciones placenteras. Localiza el punto G dentro de tu vagina y observa cómo tu cuerpo reacciona durante el proceso. Una vez que hayas identificado esas zonas de placer, práctica con tu pareja, para que ambos experimenten esas sensaciones y se acoplen mejor cuando estén juntos. Aprende técnicas tántricas junto con tu pareja para prolongar el placer de ambos.

¿Qué sucede cuando tienes sexo y qué beneficios proporciona?

Durante el acto sexual tu organismo libera hormonas como el estrógeno y la progesterona; ambas ponen en marcha una cadena de reacciones en tu cuerpo. Al mismo tiempo, la adrenalina liberada incrementa tu frecuencia cardíaca, lo que mejora el riego sanguíneo a tus órganos. Se secretan feromonas con la finalidad de atraer a tu pareja. En tu cerebro se liberan endorfinas, que te brindan una sensación de placer, que crece a medida que tu excitación es mayor. La estimulación de tus mamas hace que se libere oxitocina que ocasiona contracciones vaginales y uterinas que tu pareja va a agradecer enormemente.

Si tienes relaciones sexuales placenteras con cierta frecuencia, liberas más endorfinas, serotonina y dopamina, que ayudan a que tu sistema inmunológico esté fuerte y te defienda contra diversos tipos de microorganismos. Además, ayudan a prevenir el dolor, la depresión, el mal humor, el estrés y el insomnio. Del mismo modo, los estrógenos fortalecen tus huesos; ayudan a que tu piel esté bien hidratada y a que tu cabello luzca sano.

Por último, el sexo es muy bueno para que bajes de peso y elimines la celulitis. Almudena Reguero, especialista en salud y terapias naturales , comenta que el sexo es un ejercicio excelente, ya que durante el acto sexual  quemas de 100 a 200 calorías, lo que equivale a una caminata de 20 minutos.

Fuente imagen: Couple in a Row Boat por Don DeBold , disponible bajo Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/ddebold/7147283225/