Cómo afecta tu relación con tus padres a tu vida diaria

Es importante que reflexiones sobre este tema para que puedas modificar algunas conductas o pensamientos y mejorar tu relación con los hijos.

La relación paterno-filial es nuestro primer acercamiento social. Mediante ésta aprendemos a comunicarnos, a socializar, a contestar, las muecas, etc., y es por esto mismo que tiene mucho que ver con la forma en que se desarrolla nuestra vida de adultos.

Para los padres , la crianza conlleva desafíos y satisfacciones; ningún hijo viene con manual, y muchas veces se aprende mediante la prueba y error. Pero la forma en que se eduque a los hijos y la relación que se tenga con ellos afectará su vida hasta la adultez e incluso hasta la de sus propios hijos.

La relación con la madre. 

La madre es la primera mujer con quien el niño tiene contacto y la figura principal dentro de su cuidado. Si la madre es distante, evasiva o poco afectiva, el niño crecerá sintiéndose poco “merecedor de amor”, aun cuando otras personas lo amen o le demuestren que lo aman.

El exceso de control o sobreprotección puede afectar la forma en que tomas las decisiones en la edad adulta; puede provocar que éstas sean infantiles, evasivas o inmaduras. Por otra parte, si viviste con una madre controladora en exceso, tenderás a buscar esa libertad que no tuviste en el seno familiar y serás más rebelde que otras personas.

La relación con el padre.

Así como la madre, el padre es el primer contacto masculino del niño, y será la imagen que generalice sobre los demás hombres. Si has vivido en una familia con un padre ausente, es probable que te vuelvas insegura en tus relaciones de pareja.

El experto Farouk Radwan nos habla de que estas generalizaciones se dan también en los casos en que los padres no están presentes, y las generalizaciones se hacen sobre los cuidadores primarios. Es decir, si has sido cuidada por tus abuelos, sobre ellos recaerá la imagen parental que obtengas y la forma en que te relaciones con los otros.

Por esto, es importante que reflexiones sobre cómo fue la relación con tus padres durante tu infancia para que, en caso de desearlo y necesitarlo, puedas modificar algunas conductas o pensamientos que hayan sido o sean afectadas por esta primera relación, y para que te permitas mejorar tu propia relación con los hijos.

Las principales características de una relación sana que ayuda a la crianza de hijos con autoestima saludable son:

– El respeto mutuo

Empatía

– Confianza

– Preocupación por el bienestar del otro

– Conocimiento propio y del otro

– Tolerancia

– Apego sano

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Parents por Simon Rowe , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/wiremoons/8325293037/