Cómo cosechar agua de lluvia

Aprovechar el agua de lluvia es una condición para tener un vida amigable con el medio ambiente.

En las zonas del mundo donde el agua es escasa, sus habitantes se ven obligados a cosechar la que proviene de la lluvia, es decir, a recolectarla por distintos medios para su posterior uso. Sin embargo, esta práctica debería extenderse a cualquier hogar en el que sus miembros estén preocupados por mejorar la ecología, pues significa un ahorro de recursos naturales. Lo mejor de todo es que resulta más fácil de lo que piensas.

El método más sencillo

Aunque el agua de lluvia no es potable, pues al caer recoge parte de la contaminación ambiental, es perfectamente utilizable para muchos fines , como lavar la ropa y los platos, para el tanque del inodoro, para la limpieza de los vehículos y de la casa y para regar jardines y huertos sostenibles.

Para estos propósitos, cosecharla resulta tan fácil que puedes incluir este proceso dentro de tus hábitos domésticos sin ningún inconveniente. La forma más común para hacerlo es tomar recipientes de cualquier tamaño y colocarlos a la intemperie una vez que comience a llover.

Si quieres ir un paso más allá en el camino de una vida ecológica más plena, puedes instalar canaletas alrededor de los techos, que vayan recogiendo el agua que cae sobre ellos. Esto genera un volumen considerable del líquido que tendrías que almacenar en un tanque . Además, necesitarías una tubería que conduzca el agua desde las canaletas a dicho tanque, así como un filtro o malla que retenga las hojas y otros residuos sólidos.

Si deseas potabilizarla

Ya sea que tengas problemas de suministro de agua potable o que sencillamente poseas un interés sincero en cuidar el planeta y mejorar el medio ambiente, puedes convertir el agua de lluvia en potable mediante varios métodos. El primero y más sencillo es agregándole compuestos químicos (normalmente en forma de pastillas) que la potabilizan. Otro es depurándola a través de un sistema de filtros que eliminen los sedimentos y los contaminantes, al igual que el olor, color y sabor.

Un sistema completo de recolección y tratamiento de agua de lluvia debería contar, además, con un tanque adicional más pequeño, donde se almacenen las primeras precipitaciones (usualmente más sucias) para que se puedan eliminar. Igualmente, y especialmente si el tanque principal está bajo tierra, requerirás de una bomba hidráulica que envíe el agua hacia las tuberías de la casa. En la revista de divulgación científica de la UNAM encontrarás mayor información sobre varios aspectos de esta tecnología ambiental.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Girl collecting rainwater por Global Water Partnership – a water secure world , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución “ShareAlike” No-Comercial en http://www.flickr.com/photos/globalwaterpartnership/4480665253/