Cómo elegir un exfoliante facial

Si quieres un exfoliante que actúe más en profundidad, pero que tampoco agreda excesivamente tu piel, opta por uno enzimático.

Un rostro bonito es un rostro cuidado, libre de impurezas y de relieve regular, con un poro bien cerrado. Conseguirlo dependerá sólo de ti y de los cuidados diarios que le realices. Lo básico es llevar a cabo una correcta limpieza dos veces al día, sobre todo por la noche para eliminar los restos de maquillaje y de suciedad acumulada durante el día.

Usa limpiadores desmaquillantes de ingredientes naturales para que no agredan tu piel . Lo ideal es que busques uno que puedas retirar con agua; los tipos mousse son muy agradables y dejan una sensación de piel hidratada, fresca y muy limpia. También puedes recurrir al agua micelar, que te irá muy bien si tienes un cutis delicado; puedes usarla con la ayuda de un algodón o gasita y no es necesario aclarar.

Elige la exfoliación perfecta

Una o dos veces a la semana, según tu tipo de piel, es conveniente que uses un exfoliante . Éste te ayudará a retirar las células muertas de la piel que se acumulan en la superficie , lo que le impide respirar, y la hará lucir más luminosa y joven. El exfoliante también la vuelve más receptiva a la acción de los hidratantes, y controla la aparición de granitos y puntos negros. Si tu piel es mixta-grasa, puedes usarla dos veces a la semana; si es sensible con una es suficiente.

¿Gommage o enzimática?

Si tienes el cutis receptivo, lo mejor es que uses un exfoliante tipo gommage. Contiene una suave mezcla de minerales y microesferas de fricción que, con el movimiento, son las que va levantando la piel muerta. Estos gránulos, para que no dañen ni produzcan cortes en la piel, tienen que tener una forma redondeada. Se aplica con la piel húmeda, masajeando el rostro durante unos minutos y haciendo más hincapié en las aletas de la nariz para posteriormente aclararla con agua.

Si quieres un exfoliante que actúe más en profundidad, pero que tampoco agreda excesivamente tu piel, opta por uno enzimático. Se presentan en tipo crema o en formato mascarilla, son muy suaves y no llevan gránulos. Está compuesto por enzimas que penetran en las capas inferiores de la piel, y deshacen lo que une a las células y hace que éstas se vayan desprendiendo. Como recomienda el  dermatólogo Juan José Fajardo Benavides , hay que aplicarla sobre la piel, masajeando un poco. Después, se deja actuar unos minutos y se retira con agua. Este tipo de exfoliante hay que utilizarlo como máximo 4 veces al mes.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Limpiadora Exfoliante Granulada. por realquirky , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución “ShareAlike” No-Comercial en http://www.flickr.com/photos/whatabadass/6884559024/