Cómo prevenir la obesidad infantil

Cuida a tus hijos de este problema que acarrea severos daños de salud a lo largo de su vida.

La actividad física es fundamental para evitar la obesidad infantil.
La actividad física es fundamental para evitar la obesidad infantil.
Foto: Shutterstock

El sobrepeso en niños es una condición que en estos días ya es considerada una enfermedad. Algunas veces ese sobrepeso es causado en los niños por el excesivo consumo de comida .

En términos médicos un niño se considera obeso cuando se encuentra por arriba de las percentilas 80 y 95 para su edad, talla y sexo, medido esto en base al índice de masa corporal; el cual es una parámetro que relaciona la altura con el peso de una persona mediante la formula IMC=peso/(talla^2).

Es decir, un niño será obeso siempre que el resultado de la operación esté en posiciones por arriba de 80 para los niños de su edad y sexo, en el país donde habite. En un adulto, obeso simplemente significa tener IMC de 300 (pudiendo ser obeso tipo I, II o II), pero esto no aplica en los niños.

Salir a caminar en familia todas las tardes al menos media hora,  es una de las formas más saludables de guardar la línea para todas las personas, al realizar actividad física se ponen a trabajar todas las fibras musculares del cuerpo, de forma que activadas pueden consumir energía de las grasas aún cuando se está en reposo.

Estrategias alimentarias

Otra de las técnicas con las cuales puedes prevenir la obesidad infantil es mandarlos desayunados a la escuela, procura que su desayuno sea completo, es decir, que contenga carbohidratos, grasas y proteínas. El niño debe de hacer generalmente entre 4 y 5 comidas, para cubrir sus requerimientos de actividad física y crecimiento.

Disminuir el consumo de golosinas es un paso que debes realizar para que tus hijos comiencen a reducir su masa corporal de manera rápida. Es muy sabido en el mundo médico, que los niños suelen tener kilos de más por las grandes cantidades de carbohidratos que consumen en las golosinas (paletas, dulces, papas fritas, pastelillos, etc.).

Algunas maneras de evitar esto son: disminuir el dinero para el almuerzo y enviarlos a la escuela con su propia comida; revisar que sus mochilas para que no lleven dulces a casa y permitirles a lo máximo el consumo de una sola golosina al día.

Según la Organización Mundial de la Salud la educación de los niños es un paso fundamental para prevenir que estos se conviertan en hombres y mujeres obesos . Los niños comprenden mejor los avisos de prevención y pueden lograr evitar ser gorditos si se les habla de las consecuencias de esto.