Cómo proteger la salud dental de los niños en verano

Un experto sugiere mantener a los menores "alejados de jugos, refrescos, leches endulzadas y bebidas que tengan un número de calorías superior a 10".

El verano es alegría, juego y diversión para los niños. Pero también una etapa en la que su salud dental corre un mayor peligro, precisamente, debido al aumento de actividades al aire libre. ¿Qué deben hacer los padres si su hijo sufre un accidente mientras juega? ¿Qué orden de prioridades deben establecer ante un evento de ese tipo?

En un comunicado de prensa difundido recientemente, Stephen Mitchell, de la Universidad de Alabama, responde a esas y otras interrogantes. En primer término, el dentista pediátrico señala que chocar con un amigo, el piso o la pared de una piscina son algunos de los accidentes más comunes, ante los cuales lo primero que hay que hacer es asegurarse de que el niño no presenta una lesión en la cabeza.

El especialista explica que si el menor pierde la conciencia, o se marea, o no sabe explicar cómo ocurrió el accidente, lo recomendable es buscar ayuda médica de inmediato y dejar el tema de los dientes para después .

En el caso de que el golpe solo haya involucrado a la dentadura, Mitchell recomienda tomar medidas como las siguientes:

  • Si tu hijo se rompe un diente, busca el fragmento y ve al dentista de inmediato.
  • Si perdió un diente por completo, trata de colocárselo otra vez lo más pronto posible (como la parte afectada de la encía permanece entumecida por unos momentos, es aconsejable poner el diente en su lugar de nuevo y buscar ayuda médica cuanto antes).
  • En caso de que no puedas colocarle el diente en su sitio, ponlo en un recipiente con leche y consulta al especialista lo más pronto posible (si no tocas la raíz del diente, mejor).
  • Si el diente solo se ha corrido de su sitio, visita al dentista para que lo devuelva a su lugar.

Aparte de las medidas a tomar en caso de accidentes, Mitchell igualmente les dice a los padres cómo cuidar la salud dental de sus hijos en términos alimenticios. Según el especialista, entre los snacks recomendados están: las frutas frescas, los frutos secos y las galletas de mantequilla de maní, pero bien distribuidos durante el día de manera que “los niños no estén picoteando constantemente”.

El experto también sugiere mantener a los menores “alejados de jugos, refrescos, leches endulzadas y bebidas que tengan un número de calorías superior a 10”. Como contraparte, aconseja que ingieran aguas con sabor, bebidas deportivas (si están practicando algún deporte y sudando mucho) y, lógicamente, agua común. Y como luego de que empiecen las clases los niños dispondrán de menos tiempo, igualmente aconseja someterlos a una revisión dental antes de que se terminen las vacaciones.

En sentido general, es muy importante que los padres velen por la salud dental de sus hijos desde que son muy pequeños. Aquí entra desde enseñarlos a cepillarse los dientes correctamente hasta inculcarles hábitos alimenticios adecuados . Si un niño adopta las costumbres recomendadas al respecto desde una temprana edad, lo más seguro es que tendrá dientes sanos durante toda su vida.

Así, pues, sea en el verano o en cualquier otra etapa del año, los padres deben prestarle atención a la salud dental de sus hijos tal como hacen con respecto a su salud en general.