Consejos para incrementar tu eficiencia en la oficina

Al trabajar  de forma eficiente, potencias además cualidades como el liderazgo, respeto hacia los demás y responsabilidad.

Ser eficiente es saber cómo aprovechar los recursos de forma óptima para alcanzar las metas propuestas. Administrar tu tiempo, el recurso más valioso con el que cuentas a la hora de alcanzar un objetivo laboral, es una destreza que puede repercutir positivamente en la calidad de tu trabajo y en tu personalidad.



La eficiencia como herramienta de crecimiento personal

Cuando trabajas en tu oficina , estás creando y explorando tu mundo interno, exponiéndolo ante el otro. Cuando lo haces de forma eficiente, potencias además cualidades como el liderazgo, respeto hacia los demás y responsabilidad.

Desde esta perspectiva, ser eficiente no sólo te garantizará el éxito laboral, sino que contribuirá con tu desarrollo personal , y se verá reflejado en tus actividades cotidianas y relaciones sociales.

¿Cómo alcanzar la eficiencia?

Una actitud de trabajo positiva y la voluntad de organizar tu tiempo, con lo que eliminas cualquier tipo de distracción y creas un entorno laboral adecuado, son las claves para crear nuevos hábitos que te ayuden a destacar y lograr todos tus objetivos.

Algunos consejos propuestos por Juan Sebastián Celis Maya, experto en desarrollo personal que pueden motivarte y hacer más fácil la transición hacia la eficiencia son:

-Plantea tus metas. Aprovechar el tiempo es más sencillo si planificas tu día con anterioridad y dejas en claro qué actividades debes realizar durante la jornada. Aprovecha la tecnología para crear tu agenda en tu computadora o teléfono inteligente.

-Prioriza. Organiza tus deberes según el orden de importancia y el tiempo que cuentas para hacerlo. Recuerda que no siempre lo más urgente es lo más importante. Aprovecha para ver qué cosas puedes delegar, cuáles debes hacer de inmediato y qué puedes postergar sin perder de vista tu objetivo.

-Organiza tu entorno. Tu espacio es un reflejo de tu mente. Así que tener un lugar de trabajo limpio y ordenado no sólo hará que trabajes con más serenidad, sino que también te ahorrará tiempo al no tener que buscar en el desorden algo que necesites. Esto aplica también para los archivos y documentos de tu computadora.

Aprende a negarte. Ya sea que te pidan ayuda con una tarea que no te corresponde o charlar de un tema extra-laboral, debes saber cómo negarte cortésmente si esto representa una distracción de tus metas.

Utiliza la computadora sólo para trabajar. Evita leer tus correos electrónicos personales, visitar redes sociales o chatear con personas ajenas a tu trabajo. Si se hace muy difícil, puedes bloquear estas páginas en tu navegador.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de 01 (219) por Victor1558 , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/76029035@N02/6829383079/