Cuidado con los alimentos caducos

Puedes congelar un alimento para alargar su vida útil, pero una vez descongelado deberás consumirlo antes de las 24 horas.

Los alimentos frescos (los perecederos y aquellos que tienen un riesgo microbiológico) cuentan con una fecha de caducidad como medida de seguridad. Luego de esa fecha, no deberás consumirlos porque pueden estar en mal estado, presentar bacterias patógenas y ocasionar daños a tu salud.

Los alimentos que tienen menor probabilidad de desarrollar bacterias tienen una fecha de consumo preferente: son aquellos que aparecen con la leyenda ”consumir antes del…”. Entre este tipo de productos encontrarás el aceite, la harina, el vinagre, las pastas, los embutidos, los cereales, las galletas, las latas, la miel, el queso, el huevo, el vino, etc. Estos alimentos son estables y duraderos. Si bien con el tiempo pueden estropearse, no significan un riesgo microbiológico para tu organismo.

Un consumo responsable

1) Checa siempre la fecha de caducidad de cualquier producto. Si su fecha es de consumo preferente, existen algunos indicadores que pueden advertirte que no deben ser consumidos (color, olor, etc.)

2) Efectúa una compra razonable. La mejor forma para protegerte y no desperdiciar es planificar y organizar las cantidades de los productos que vayas a comprar. Modifica tus hábitos de compra para evitar desechar alimentos.

3) Conserva bien los alimentos. Guarda los alimentos teniendo en cuenta su conservación . Por ejemplo, aquellos que necesitan de la cadena de frío, mantenlos en la nevera. Otros, simplemente pueden guardarse en la alacena . La mayoría de los casos de intoxicación se deben a la ingesta de alimentos en mal estado por una incorrecta conservación o manipulación. Recuerda que una vez que el alimento llega a tu domicilio, la responsabilidad de su empleo depende de ti.

4) Ten cuidado al descongelar los productos . Si el proceso de descongelamiento no se lleva a cabo en forma adecuada, éstos pueden sufrir de una contaminación bacteriana.

5) Evita abrir la puerta de la nevera si no es necesario. Si has tenido un corte de luz, los alimentos guardados en su interior no sufrirán deterioro durante cuatro horas. Luego de ese tiempo, existen riesgos de contaminación, y es preferible que no los consumas.

6) Controla la temperatura. Las oscilaciones o el aumento de temperatura son el principal problema para la seguridad alimentaria. Los microorganismos crecen rápidamente entre los 5ºC y los 60ºC. La temperatura ideal para una correcta conservación de los alimentos es de entre 2 y 6 grados centígrados.

Y como menciona Adriana Hernández, experta en nutrición , puedes congelar un alimento para alargar su vida útil, pero una vez descongelado deberás consumirlo antes de las 24 horas.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Freezer contents por Lenore Edman , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/lenore-m/409731388/