¡Desarrolla su talento desde ya!

Procura no presionarlo y muéstrale siempre tu orgullo hacia lo que hace.

Todos poseemos un talento natural y cuando somos niños es mucho más claro de advertir porque los niños hacen “eso que les sale hacer”. ¡Desarrolla su talento!, como madre es una labor que te corresponde y que además les resultará gratificante a los dos. ¿Cómo hacerlo? Lo principal y más importante es que le observes, ¿qué le gusta hacer? ¿Qué despierta su curiosidad? Un niño no está sometido a las expectativas sociales, no tiene miedos. Ken Robinson en su libro “El Elemento” cuenta una historia muy significativa a este respecto:

Una maestra de primaria daba clase de dibujo a niños de 6 años, una de las alumnas sólo prestaba atención en aquellas clases. Un día la maestra observó que la niña estaba totalmente absorta en un dibujo durante media hora, así que se acercó y le preguntó qué es lo que estaba haciendo, la niña le dijo que estaba dibujando a Dios. La maestra sorprendida le dijo que nadie sabía cómo era Dios y la niña le contestó “Lo sabrán enseguida”.

En esta historia quedan evidentes dos cosas: primero, que esa niña, que sólo presta atención en clases de dibujo y que se involucra de esa manera en ellas, tiene un talento natural hacia el arte y segundo, que durante esa edad los miedos, las inseguridades, las expectativas son muy bajas, de manera que ella dibuja con total seguridad a Dios, sin cortapisas.

Por eso es tan importante para tu hijo que prestes atención en esta etapa y le ayudes una vez que sepas hacia dónde camina su Ser, a desarrollar ese talento. Procura no presionarlo y muéstrale siempre tu orgullo hacia lo que hace. Un error común de los padres es creer que sus hijos serán buenos en lo que ellos son buenos, pero no siempre es así. ¡El talento no se hereda!

Una vez descubierto su talento, tu labor es estimularlo creando un ambiente en el que pueda desarrollarlo. Realiza actividades con ellos para promover su aprendizaje, por ejemplo si le gusta la música llévale a conciertos para niños en los que pueda oír cada instrumento en vivo, ponle en casa música de diferentes géneros… Cuando ves que se divierte con alguna actividad, que pasa mucho tiempo con ella, es el momento de apuntarle a clases extraescolares. Si va contento a ellas, no se queja, sigue practicando en casa ¡has acertado! Pónselo fácil, muéstrate orgullosa y contenta cuando le lleves a sus clases, cuando vayas a buscarle pregúntale y muestra interés por lo que ha hecho.

No obstante, y aunque en un principio todo vaya bien puede suceder que de repente pierda el interés o se quiera desapuntar. Averigua qué hay detrás, quizá se deba a que le han reñido o ha tenido algún problema con otro niño. Por lo que no le desapuntes sin más, intenta ayudarle a superar esos problemas. Durante su vida encontrará obstáculos, momentos difíciles en los que quizá tenga ganas de tirar la toalla, tu labor es estar ahí y apoyarle para que ninguna dificultad le aparte de su pasión. Desarrolla su talento para que en un futuro su vida laboral esté bien encaminada y disfrute del éxito de su trabajo .